Violencia de hombres contra mujeres y hombres.

“Mucha gente acusa a feministas de pensar que todos los hombres son violadores. Eso no es cierto. ¿Sabe quiénes piensan que todos los hombres son violadores? Los violadores. 

10 pistas útiles para hombres [en inglés]

Beneyto (2002) afirma que esta percepción es consecuencia de la construcción de la identidad masculina tradicional. Esta autora realizó entrevistas con agresores sexuales, quienes tendían a colocar la responsabilidad del ataque sobre las víctimas. Negaban el delito, o minimizaban el impacto del hecho sobre la víctima; decían que la víctima se lo buscó, que es manipuladora, incluso hipersexuada (especialmente hablando de niñas). Y en general, tenían actitudes negativas hacia las mujeres: sólo causan amargura, sólo quieren sexo o dinero, su lugar es dentro de la casa, etc. 

(El discurso de los agresores, además, parecía ir en línea con el planteamiento que sostiene que, en ocasiones, “para obtener la opinión real de una persona, pregúntele qué piensa que creen los demás […] Si la gente sostiene realmente una creencia particular, probablemente tiende a pensar que otros están de acuerdo o han tenido experiencias similares“).

A continuación presentamos una charla TED que se refiere a la que suele llamarse “violencia de género”, y cómo el lenguaje que usamos al respecto visibiliza a la víctima pero invisibiliza al agresor:

…[N]ecesitamos estar más conscientes del impacto de nuestras palabras no sólo en las víctimas (como sostiene el argumento usual en contra de los chistes sobre violación), sino también en los perpetradores. Esta es una forma de reenfocar el problema que llamamos, en modo pasivo, “violencia contra las mujeres”, pero en realidad debería llamarse “violencia de hombres contra las mujeres y otros hombres”. Aunque tanto hombres como mujeres son víctimas, la vasta mayoría de la violencia interpersonal es cometida por hombres. 

Esta necesidad de cambiar el encuadre -de sobreviviente a perpetrador- también es el tema de esta charla TED a cargo del educador anti-violencia Jackson Katz. Él utiliza otra forma interesante de mostrar cómo lingüísticamente se borra a los hombres de esta discusión (minuto 4:08).

Además descarta el “entrenamiento en sensibilidad” porque también se centra en quien sobrevive la violencia, en lugar de centrar la atención hacia el perpetrador (¿sensitividad hacia quién?). En lugar de eso, afirma Katz, los hombres necesitan dar un paso adelante y ser líderes en la lucha de la violencia de los hombres contra mujeres y hombres. Porque la violencia no es un “tema de mujeres”, es un tema de hombres.

Nombrando al perpetrador: lenguaje y “violencia contra las mujeres” [en inglés]

Escribe tu comentario