Un psicólogo en un campo de concentración.

La psicología, con particular énfasis la social, tiende a ser impactada por sucesos socio-políticos relevantes. Esto es especialmente notable en los inicios y mediados del siglo XX. Muchas de las teorías y estudios que surgieron en esa época, con temas como autoritarismo, obediencia a la autoridad, discriminación y prejuicios, y dinámicas de grupo, reflejaban las vivencias de sus autores: muchos de ellos habían huido de distintos países de Europa, a causa de la Segunda Guerra Mundial y el avance del nazismo.

Algunos de estos autores son Kurt Lewin, Henri TajfelFritz Perls…y, quien nos ocupa en esta entrada, Viktor Frankl. Psiquiatra austriaco, Frankl fue apresado por los nazis y pasó tres años en distintos campos de concentración, en los que fueron asesinados su esposa, sus padres y hermanos. Frankl sobrevivió.

La semana anterior, el 27 de enero, se conmemoró el 70º aniversario de la liberación del campo de concentración de Auschwitz. Es posiblemente el más reconocido pero solamente uno de tantos. De las experiencias padecidas en ellos, Frankl elaboró el libro El hombre en busca de sentido. En el prólogo, Gordon Allport, pionero de la psicología de la personalidad, escribe:

El Dr. Frankl, psiquiatra y escritor, suele preguntar a sus pacientes aquejados de múltiples padecimientos, más o menos importantes: “¿Por qué no se suicida usted?” Y muchas veces, de las respuestas extrae una orientación para la psicoterapia a aplicar: a éste, lo que le ata a la vida son los hijos; al otro, un talento, una habilidad sin explotar; a un tercero, quizás, sólo unos cuantos recuerdos que merece la pena rescatar del olvido. Tejer estas tenues hebras de vidas rotas en una urdimbre firme, coherente, significativa y responsable es el objeto con que se enfrenta la logoterapia, que es la versión original del Dr. Frankl del moderno análisis existencial.

Y continúa:

En esta obra, el Dr. Frankl explica la experiencia que le llevó al descubrimiento de la logoterapia. Prisionero, durante mucho tiempo, en los bestiales campos de concentración, él mismo sintió en su propio ser lo que significaba una existencia desnuda. Sus padres, su hermano, incluso su esposa, murieron en los campos de concentración o fueron enviados a las cámaras de gas, de tal suerte que, salvo una hermana, todos perecieron. ¿Cómo pudo él —que todo lo había perdido, que había visto destruir todo lo que valía la pena, que padeció hambre, frío, brutalidades sin fin, que tantas veces estuvo a punto del exterminio—, cómo pudo aceptar que la vida fuera digna de vivirla?

Viktor Frankl

 

El libro cuenta, en diversos capítulos, las observaciones y vivencias de Frankl desde que es transportado hacia el campo de concentración hasta la vida tras la liberación. Relata el desgarrador día a día de los prisioneros: la deshumanización y rutinas crueles, mezcladas con el mundo interior que intentaba mantenerse a flote en medio del horror. Habla de las “reacciones normales a situaciones anormales”, de las que también solía hablar Ignacio Martín-Baró en el contexto salvadoreño.

En el libro se agrega un apartado final, en el que Frankl explica brevemente la idea de la logoterapia (pp. 99-100):

La logoterapia mira más bien al futuro, es decir, a los cometidos y sentidos que el paciente tiene que realizar en el futuro […] Logos es una palabra griega que equivale a “sentido”, “significado” o “propósito”. La logoterapia o, como muchos autores la han llamado, “la tercera escuela vienesa de psicoterapia”, se centra en el significado de la existencia humana, así como en la búsqueda de dicho sentido por parte del hombre. De acuerdo con la logoterapia, la primera fuerza motivante del hombre es la lucha por encontrarle un sentido a su propia vida. Por eso hablo yo de voluntad de sentido, en contraste con el principio de placer (o, como también podríamos denominarlo, la voluntad de placer) en que se centra el psicoanálisis freudiano, y en contraste con la voluntad de poder que enfatiza la psicología de Adler.

El hombre en busca de sentido suele encontrarse fácilmente en librerías, y también puede consultarse aquí (enlace a PDF).

Escribe tu comentario