Un proceso de escucha para extraer el oro.

Para mucha gente, la terapia psicológica es un misterio. Asistir a una todavía se considera una tarea para quienes “están locos”. En realidad, toda persona puede beneficiarse de una terapia psicológica, pues el trabajo que se hace dentro de las sesiones es como ningún otro en la vida cotidiana:

No es muy difícil sacar los esqueletos que la gente tiene en su clóset, pero sacar el oro es un tema distinto. Esa es la terapia. La psicología[*] es el arte de encontrar el oro en el espíritu.

Robert Johnson (via Psychology Notes).
[* La psicología clínica en particular]

 

En el negocio de la escucha aprendemos todos. Yo aprendo a reconocer lo que de humano hay en todo lo que hacemos, a entender antes que juzgar, a no aceptar las verdades como absolutas y a ver la vida como algo que ocurre todos los días. El otro aprende a escuchar su voz, a interpretar su dolor, a encontrarse en el bosque de la confusión, a reconocer la verdad que se esconde detrás de sus mentiras y a ver la vida como algo que ocurre todos los días. Aprendemos, pues, que no sólo el Diablo se esconde en los recovecos, sino también Dios.

 

I’m in the business of listening

En manos de profesionales calificados*, la terapia es un proceso no solo para resolver problemas o aliviar algún malestar, sino también para promover el crecimiento personal.


* Un grado de licenciatura en psicología difícilmente brinda la suficiente preparación para dar terapia, pues la licenciatura es formación general; se requiere especialización. Por muchas razones, en El Salvador apenas existen las condiciones para que muchos profesionales puedan cumplir este requisito. Esto no necesariamente implica que se brindará un mal servicio, pero es un punto de cautela que debe tenerse presente.

Escribe tu comentario