Fuente: http://www.gratisography.com/

Un principio general de los fenómenos psicológicos.

En el 2001, Baumeister y colegas publicaron un artículo, con evidencia a favor de un principio básico del funcionamiento psicológico: lo malo tiene más peso que lo bueno. El resumen del artículo es este (traducción nuestra):

El poder mayor de los eventos malos sobre los buenos se observa en eventos cotidianos, eventos inusuales (p.e. trauma), consecuencias de relaciones cercanas, patrones en las redes sociales, relaciones interpersonales y procesos de aprendizaje. Las emociones negativas, los padres malos y la retroalimentación negativa tienen más impacto que los positivos, y la información sobre lo malo se procesa con más minuciosidad que la buena. El yo está más motivado a evitar auto-definiciones malas que a buscar buenas. Las malas impresiones y estereotipos se forman más rápido y son más resistentes a ponerlas a prueba que las buenas. Varias explicaciones, como la diagnosticidad y la saliencia ayudan a explicar algunos de estos hallazgos, pero el poder mayor de los eventos malos sigue encontrándose cuando se controlan estas variables. Apenas alguna excepción (que indique un mayor poder de lo bueno) puede encontrarse. En conjunto, estos hallazgos sugieren que lo malo es más fuerte que lo bueno, como un principio general a través de una amplia gama de fenómenos psicológicos.

Lo malo es más fuerte que lo bueno (artículo en PDF)

Hasta el momento, la evidencia y la falta de excepciones a este planteamiento sugiere lo básico y poderoso de lo que consideramos malo. Pero los autores, por un lado, estimulan a seguir investigando esferas o circunstancias en la que los eventos buenos tienen más peso que los malos.

Por otro lado, explican que la tendencia a reaccionar con más intensidad a lo malo puede ser adaptativo, una predisposición a la adaptación ante las exigencias de la vida. El mayor poder de lo malo, entonces, puede ser de hecho algo bueno. Y aunque un evento malo tenga un impacto mayor frente a un evento bueno, lo bueno puede imponerse en razón de su número.

 

 

Escribe tu comentario