Tres síntomas de la depresión que requieren un doctor, no un psicólogo.

El próximo 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental, y la Organización Mundial de la Salud ha denominado el tema de este año: “la depresión, una crisis mundial”. La depresión es una condición altamente prevalente en el presente, además de ser  incomprendida. A veces sólo la terapia psicológica, o sólo los fármacos, resultan inefectivos y se vuelve necesario un tratamiento interdisciplinario (que, en nuestro contexto, no siempre está al alcance de quien lo requiere, pero ese es otro tema). En este sentido, compartimos el artículo “tres síntomas de la depresión que requieren un doctor, no un psicólogo“, del blog A counselor’s observations en PsychCentral. La traducción es nuestra.

Tres síntomas de la depresión que requieren un doctor, no un psicólogo.
Kylie Coulter

Mi opinión personal sobre la toma de medicamentos en enfermedades como la depresión y la ansiedad cambia de cliente a cliente. Para algunos clientes, sugiero que la medicación les puede ser útil. Por ejemplo, un cliente que está debilitado por la depresión y la ansiedad al punto de que no quieren intentar técnicas terapéuticas, pueden requerir ayuda farmacológica. Un cliente que parezca estar funcionando bien intelectualmente y muestra motivación para cambiar, y tiene la habilidad interna y externa para hacerlo, probablemente se beneficiará de la Terapia Cognitivo-Conductual (TCC).

Dormir demasiado.
(Los adolescentes pueden hacer caso omiso de esta sección)

A veces. los clientes vienen con síntomas que no creen que sean serios, pero lo son. Uno de esos es dormir más de la cuenta. Vivimos en una sociedad que va a gran velocidad, que alienta a que nuestra atención pase de una cosa a otra. Para adaptarnos, procesamos pequeños pero numerosos trozos de información en todo momento. En un cerebro que está funcionando constantemente tiene sentido que, a la hora de dormir, tenga problemas para apagarse. Falta de sueño o insomnio suele ser una aflicción moderna común. Y tener episodios de insomnio parece razonable. Así que, cuando un cliente se siente somnoliento y cansado todo el tiempo, ve el querer dormir como un indicador positivo de su salud mental. Sentirse cansado se siente bien, ¿cierto? ¿Qué podría estar mal con eso?

Sólo el 15% de la gente con depresión más de la cuenta [estas son estadísticas de Estados Unidos]. Con ello me refiero a que necesitan más de 10 horas de sueño al día. Según la National Sleep Foundation, necesitamos de siete a nueve horas de sueño en un ciclo de 24 horas. Pero menciono aquí a los de 10 horas para acomodar a posibles casos atípicos.

El resto de los que sufren de depresión tienden a tener más problemas con el insomnio. Aunque el insomnio es un problema en sí mismo, y pone en peligro a una persona durante sus tareas diarias (como manejar un carro), hay muchas técnicas y cambios que una persona puede realizar para aumentar la probabilidad de obtener suficiente sueño. Un psicólogo puede ayudarle con ello. Hay una percepción común de que la gente con depresión son flojos sin energía, eso suele ser una función del insomnio más que de dormir de más.

Si muestra signos de necesitar más de 10 horas al día, o necesita dormir todo el tiempo, puede ser hora de ver a un doctor. Otras causas posibles son: diabetes, obesidad, dolores de cabeza o apnea del sueño.

Higiene personal.

Otro signo de que necesita ver a un doctor es cuando deja de preocuparse por su higiene. Cuando la rutina diaria de ducharse, lavarse los dientes y peinarse se vuelve demasiado, es hora de ver a un doctor.

En este punto, la persona es clasificada como funcional a nivel medio-bajo. Luchar con pequeñas tareas es un signo de que la depresión se ha vuelto más serie y necesita ayuda extra de nuestros amigos médicos. Con un poco de esta ayuda, la persona puede recuperar la energía para cuidarse a sí misma y tendrá más probabilidades de beneficiarse de la terapia que esté recibiendo con un psicólogo.

Pérdida de apetito.

Una pérdida de apetito puede aumentar los síntomas depresivos. Necesitamos comida para alimentar el cuerpo y la mente. Comida saludable, se entiende. Si no tiene apetito o se siente enfermo con sólo tener comida a la vista, necesita ver a un doctor.

Algunas personas comen más de la cuenta para lidiar con sus sentimientos negativos. Un psicólogo puede implementar técnicas comportamentales para tratar eso, pero una falta de apetito y sentirse enfermo ante la comida son más difíciles de tratar para un psicólogo. Usted necesita comer. Usted necesita frutas, vegetales, carnes livianas y carbohidratos complejos. Sin estos, el cuerpo entra en modo de inanición, que es un estrés adicional a los problemas de salud mental ya presentes.

Es posible que ver a un psicólogo mejore su ánimo, lo cual puede hacer que aumente su apetito, pero las sesiones de terapia se verán afectadas por falta de glucosa en sus sistema, que es el combustible de su cerebro.

Por último, no tome ninguno de estos tres síntomas a la ligera. Esta es su vida y su mente y cuerpo. Cuídese y no sea negligente consigo mismo. La medicación puede ser una forma útil de iniciar el tratamiento para la depresión. Descartar otras causas de síntomas que se asemejan a la depresión también es importante.

Escribe tu comentario