“Todavía los buscamos”.

Conmemorando el Día del Niño y Niña Desaparecido en El Salvador, el 29 de marzo, compartimos la mención del sitio Oraciones Incompletas, sobre el trabajo conjunto de Asociación Pro-Búsqueda y la Universidad de Washington (ir al enlace para leer la entrada completa):

 Los videos, “Todavía los buscamos” y “Nunca nos cansamos de buscarte,” están disponibles para ver y compartir en YouTube, así como en la lista de reproducción abajo, acompañados con un video previamente divulgado por Oraciones Incompletas, “Separadas por la fuerza, reunidas por la esperanza,” sobre un reencuentro familiar en la comunidad de Arcatao, El Salvador.

[…]

En la masacre de Las Canoas de 1980, tropas del ejército y la Guardia atacaron sin aviso previo a una casa donde se había reunido la gente desplazada del lugar para repartir comida y ropa, dejando un saldo de 23 personas muertas y por lo menos dos casos de niños desaparecidos. Durante la masacre de La Quesera en 1981, entre 350 y 500 civiles fueron asesinados por el ejército salvadoreño y las fuerzas de seguridad, y 24 niños fueron desaparecidos. Lee el informe completo aquí (PDF).

La Asociación Pro-Búsqueda fue fundada en 1994 para localizar a niños desaparecidos y promover la verdad, la justicia, y las reparaciones integrales para las personas afectadas por la práctica de desaparición forzada. A pesar de grandes retos, como la falta de acceso a archivos militares o de migración que pueden albergar pistas clave sobre el paradero de los desaparecidos, y un atentado en 2013 en el cual fueron quemadas sus oficinas, destruyendo documentos críticos, la Asociación Pro-Búsqueda ha logrado reencontrar a más de 200 familias. Sin embargo, cientos de casos siguen sin resolverse, y las familias trabajan incansablemente con la Asociación para encontrar a sus seres queridos. Esperamos que estos materiales puedan contribuir a su lucha por la verdad, justicia, y reparación en El Salvador.

En marzo, el 24, también se conmemora el asesinato de Monseñor Romero y, en consecuencia, el Día Internacional del Derecho a la Verdad en relación con Violaciones Graves de los Derechos Humanos y de la Dignidad de las Víctimas.

pro-busqueda

Fuente: cispes.org

Aprovechamos esta ocasión para recomendar el artículo Juventud y trauma psicosocial en El Salvador (Portillo, 2000), que da cuenta de un estudio realizado, tras ocho años del fin de la guerra civil, con niños, niñas y adolescentes que participaron en ella como soldados. Lejos de los síntomas físicos y psicológicos experimentados individualmente, los efectos del conflicto armado siguen permeando las relaciones sociales y la vida cotidiana.

Además, la incapacidad de afrontar las causas socio-políticas que generaron el conflicto, han traído consecuencias de diversa índole todavía observables en la población salvadoreña, a décadas de finalizada la guerra. Una de ellas es la falta de la más básica empatía para solidarizarse con el dolor de padres y madres a quienes les arrebataron sus hijos.

Sirva esta entrada como recordatorio de las tareas pendientes, desde la psicología y desde todas las esferas de la sociedad salvadoreña, para la reparación social de un país que ha vivido en conflicto desde mucho antes que estallara la guerra civil. Similar al trauma individual, a nivel psicosocial, no basta con que se termine el evento para decir que hay recuperación; y no basta dejar de hablar del evento para anular sus efectos.

Escribe tu comentario