¿Qué piensa la gente sobre la explotación sexual comercial de menores? (II)

En la entrada anterior, retomamos el estudio de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), Explotación Sexual Comercial y Masculinidad: Un estudio regional cualitativo con hombres de la población general, a propósito de una red de trata de jóvenes descubierta en San Salvador. Esta red proveía a niñas y adolescentes a reconocidos empresarios y presentadores de televisión. Los “clientes” quedaron fuera del proceso judicial.

¿Qué hace que una persona cometa el delito de “comprar” relaciones sexuales con menores de edad? ¿Qué hace que otras personas justifiquen este delito? El capítulo tres de la investigación de la OIT responde a esto. Este estudio se realizó en diversos países de América Latina -incluyendo El Salvador- por medio de entrevistas individuales y grupales.

A continuación reproducimos fragmentos del estudio; las declaraciones de los hombres entrevistados y comentarios de los autores se muestran en cita textual o en itálicas. Hay que recordar que estos hombres no son proxenetas y no necesariamente han participado de la ESC. Los modos de pensar sobre violencia sexual  son los mismos en quienes la cometen y en la población general. Estos modos de pensar suelen englobarse en los llamados mitos sobre la violación; por ejemplo, “ella lo provocó” puede ser tanto la justificación de un violador como la justificación de una mujer que simplemente escucha sobre el caso. Al tratar de explicar la violencia sexual en todas sus formas, predomina la visión patriarcal, que absuelve al perpetrador y culpabiliza a la víctima.

Sobre las concepciones de sexualidad:

Uno tiene que ser macho dominante, tiene que tenerla de este tamaño (gesto manual), tiene que meterla hasta que le salga por la lengua de la otra y pensar simplemente en función del placer. (Costa Rica)

Meterla, sacarla y tener un montón de carajillos que se parezcan a mí. (Costa Rica)

Te enseñan que tenés una cosa adelante y que tenés que defender tu orgullo… tu nombre. (Guatemala)

Las mujeres nos provocan y el hombre como es débil siente esa necesidad…(El Salvador)

[…] los que tienen [hormonas] un 80% más masculinas son más alterados, por lo tanto cometen más errores, que son lo que llegan al acto de violarla y de robarse a una hembra. (El Salvador)

Una mujer que nos cueste algo, “bueno, bonito y barato”. (El Salvador)

Construcción de la masculinidad
Según los entrevistados, conocer la sexualidad es hacerse hombre, y hacerse hombre es tener relaciones coitales; estas relaciones incluyen a las prostitutas, que son “lo más rápido” para aprender:

Se aprende a ser hombre porque los papás los ponen a trabajar desde chiquitos y, al mismo tiempo, reciben castigos más fuertes que a las niñas. (República Dominicana)

Se aprende del sexo como algo prohibido, en lo cual participamos todos, pero no podemos hablar de ello abiertamente. (Nicaragua)

En la escuela tampoco se habla de sexualidad y cuando se habla, se hace de forma muy moralista, mojigata. (Nicaragua)

Aprendemos a ser hombres jugando y siempre se dice, cuando un niño se pone de fresco con una niña, si la mamá de la niña reclama, la mamá del niño responde: es que mi gallo está suelto, amarre usted su gallina. (República Dominicana)

Representaciones sexuales de las mujeres y su relación con la ESC
Esto apunta a la cosificación de la mujer, ella es valorada por algunas de sus partes, y por atributos que se deprecian con el tiempo o con el uso:

El sinónimo de mujer es pechos encantadores, cara, labios carnosos…(República Dominicana)

Ver desde atrás a una chava… es lo más rico que hay. Eso lo piensa todo hombre que sea hombre, sino ¿a saber? (Guatemala)

Es como lo mismo que tú pagues más por un carro nuevo que por un carro usado. Ser el primero en usarlo eso tiene un valor para el hombre y están dispuestos a pagar más por el simple hecho de hacer algo no usual, o sea, una exclusividad. (República Dominicana)

Las jóvenes atraen porque son nuevas; es decir, tienen poco uso, no son experimentadas, nunca lo han hecho, y uno se vuelve loco por darse ese quesito. Es un bizcocho acabado de hacer. (República Dominicana)

Es el orgullo de decir: “¡Yo tuve relaciones sexuales con una niña de 13 ó 14 años!” (El Salvador)

Bueno, porque una mujer mayor para empezar ya está bien floja, ni gusto se siente al meterla, en cambio a una morra, con solo abrirla te contentas.(El Salvador)

Pero pesa mucho el placer de ser el primero en desflorar a una mujer. El poder decir fui yo quien la rompí. (República Dominicana)

Todos nos damos el lujo de decir yo estuve con fulana, yo fui el primero, yo la rompí, es decir, yo me di el lujo de ser el primero. (El Salvador)

También la hembra no le siente sabor, pues, por el dolor que siente. Ni uno tampoco siente mucho sabor, porque no es lo mismo y estás rompiendo… o sea, uno se siente bien, porque uno fue el primero. (El Salvador)

Muchas de las frases que surgieron durante las entrevistas resultan inaceptables desde un enfoque de derechos y de equidad de género. Según los autores del estudio:

[Estas frases] ejemplifican no solo un pensamiento muy concreto, sincretista y distorsionado, sino además, deformaciones ideológicas sustantivas. Llama la atención que en la mayoría de los países los hombres comparan el coito con una persona virgen con alegorías que destacan acciones violentas, nuevas objetivizaciones sobre las víctimas y acciones en donde mantienen el poder. De esta forma, la referencia a “romper”, “destapar”, “desfibrar”, “descorchar”, “quitar el sello” aluden al poder que al hombre le es dado para actuar de esa manera y, por otro lado, a las características de las mujeres y las personas menores de edad en cuanto objetos que deben ser modelados a su voluntad.

Prevalece en estas representaciones sexuales el adultocentrismo y el androcentrismo. Todo ser que no es hombre es, de hecho, no-persona: es inferior, es un objeto. Los hombres entrevistados sostenían que las niñas eran seductoras, lo que les permitía  atribuirles a ellas la responsabilidad de sufrir violencia sexual:

Los niños provocan a los hombres. (El Salvador)

Las niñas se enamoran, y gente con poca experiencia, y el hombre la viola por el vicio de ella…(República Dominicana)

…las mujeres están para eso: para que los hombres gocemos. Para eso las puso Dios en el mundo… sí, pues, ¡por eso soy así..! (Guatemala)

Representaciones de los hombres y su relación con la ESC
Los hombres justifican el ser sexualmente violentos por la naturaleza, las hormonas, Dios y la Biblia, o porque las mujeres no los comprenden. Se asumen como omnipotentes, con derecho a realizar acciones que son prohibidas, desde la infidelidad hasta tener relaciones sexuales con menores. Estas acciones y sus consecuencias en terceros son, además, minimizadas o negadas. Esta contradicción, de acuerdo a los autores del estudio, se resuelve por la vía de la omnipotencia masculina: “se puede tener noción, aunque sea vaga, de que la ESC es delito, pero del asunto nadie se enterará o nada me pasará, soy más listo“.

El hombre como cabeza, y la mujer para acompañar al hombre y reproducirse. La sexualidad es un premio al esfuerzo del ser humano y sobre todo para el hombre, quien en la tierra ha sido el más sacrificado ya que tiene que llevar la rienda en muchos asuntos. (Costa Rica)

Según la Biblia, todo el mundo le debe respeto al hombre. (República Dominicana)

El hombre tiene que caminar recto, no como marica o culero…como decimos, verdad, es tener uso con la mujer, ¿verdad? No debemos usar maricas o culeros, de eso viene la sexualidad. (Honduras)

Yo me acuerdo que el otro día me iba a poner una camisa rosada y ella me dijo:“¡No papi, eso es de hembra!” (República Dominicana)

Dentro de esta manera de pensar, la comercialización de la sexualidad está permitida. Si, “como hombres” (sexualmente), están insatisfechos, pueden escoger a cualquiera para solventarlo; no se debe ser muy exigente, pues sólo es para distraerse y satisfacerse. Por otro lado, el sexo es utilizado para lidiar con dolor, soledad o tristeza: “la búsqueda de sexo es una manera de manejar esos sentimientos difíciles“.

Si tú no tienes una satisfacción adecuada en tu hogar, con tu pareja, tú vas a buscar ciertas aventuras fuera de su hogar. (República Dominicana)

Yo diría que hace lo mismo del deseo que tiene un hombre de comprar un carro nuevo. O sea, la innovación se convierte en un placer. (República Dominicana)

Cuando no tenés mujer, andas desesperado por buscar quién te quita las ganas. (Guatemala)

Lo importante en este caso es tener sexo sin compromiso. Se trata de tener sexo con mujeres que después del acto no tengas que saber nada de ellas, que no te interesan como personas. (Guatemala)

La deshumanización es clave en la ESC. No son personas, son “algo” que quita las ganas:

Existe en el imaginario masculino la idea de que acceder a experiencias sexuales que no sean remuneradas supone un gran trabajo por parte del hombre, ya que tiene que demostrar y pasar la prueba de que es un buen conquistador. El hombre percibe que debe desplegar habilidades verbales, de seducción, siente que debe erotizar el ambiente y esto toma tiempo y ante la supuesta urgencia de satisfacción, el camino fácil del sexo comercial soluciona el problema.Así, la actividad sexual no es vista ya como un trabajo de demostración y puede el hombre relajarse.

Una vez establecidas las representaciones sexuales sobre hombres y mujeres, las entrevistas giran hacia la ESC:

También está el hecho de que en un prostíbulo uno se despreocupa y se relaja más que en su propia casa. No te están recordando deudas ni te dan quejas de las travesuras de los hijos. (Guatemala)

Porque es el camino más fácil, porque la mujer jode mucho, yo le pago a una mujer 2000 pesos y ya yo sacio mi deseo animal. (República Dominicana)

Por insatisfacciones, porque tal vez en sus casas no encuentran lo que buscan. Puede que tengan una relación muy “mojigata” con su pareja. Puede ser también por haber tenido una pelea con su pareja. (Nicaragua)

Las prostitutas hacen lo que la pareja no quiere y ellos pagan un rato agradable. Además se tiene la idea de que se está pagando porque en la casa no se les complace y las prostitutas sí porque son una máquina. (Panamá)

Las prostitutas hacen sentir a los hombres bien. Ellas exageran. (República Dominicana)

… es un cuerpo al que tú accedes porque le pagas. (República Dominicana)

La mujer que está dando el servicio tiene que exponerse y si no, producto que no se exhibe, no se vende.(El Salvador)

Que no haya compromiso: si es una mujer que está siendo explotada sexualmente que no la va a reclamar nada, que siempre la va a encontrar en las calles, que le va a pagar, se satisface y hasta ahí no más. (Nicaragua)

Si pagás vos, sos el que pone el límite. (Costa Rica)

En este discurso, para justificar la comercialización del sexo, la otra persona debe disminuirse a mercancía. Una cosa sin derechos, no interesa el aspecto humano ni de relación social. Además, el pago se asocia con poder, y el dinero termina convirtiéndose en un fetiche para los hombres que justifican la ESC. A la persona se le atribuye característica de objeto, sin derecho a elegir o poner límites.

El “punto G” de la mujer, según hombres que asocian sexualidad, dinero y poder.

Los autores del estudio encuentran que el sexo sin compromiso también es considerado por muchos hombres como una forma de inversión económica, aun si no ocurre en un contexto de prostitución: “Esto es más notorio en el caso de personas que formalmente no ejercen la prostitución o la ESC, pero por sus condiciones de vulnerabilidad económica son blanco fácil para acceder a favores sexuales a cambio de alguna “ayuda” económica o en especie“.

Yo nunca he pagado $20 dólares, pero he invitado a comer una pizza. (Nicaragua)

También es como una inversión, porque usted dice: “Mientras agarro una chiquilla, le echo el cuento, la invito y después ir a pagar cuarto y después hay que irla a dejar”…a veces sale más caro. (Costa Rica)

Aunque no paguen, siempre hay “costos indirectos”. En este sentido, todo sexo es pagado. (Nicaragua)

Yo creo que esto se debe, primero, a que si las adolescentes son menos, por la teoría económica, hay menos oferta, probablemente la demanda sea mayor; y, además, el
riesgo que significa para el encargado del lugar y como son escasas, es difícil conseguirlas. (República Dominicana)

Además, entre más joven sea la persona más se vende, es más codiciada y más apetecible. Usted no ve a un striper de 50 años, se les ve hasta los 25 años, es lo que le venden, carne fresca y eso es lo que excita. (Nicaragua)

El sexo entra al comercio como entra cualquier mercancía […]. En el mercado hay sexo con adultas y hay sexo con menores, si se va a buscar a una menor entonces ya
hay una preferencia. (Nicaragua)
Se paga más por la joven, por ser más calidad.(Costa Rica)

Al hablar de ESC, se nota un doble discurso en los hombres entrevistados: el hombre que participa del sexo comercial es un inseguro, un aberrado, un hombre en decadencia que no puede “conquistar” por sus propios medios; pero, por otro lado, justifican esta participación por la “naturaleza masculina” o por las frustraciones que está viviendo.

Conceptualización de la persona menor de edad y el cuerpo joven
Desde la sexualidad masculina, hay una especie de culto al cuerpo joven. Hay deseo de poseerlo y apropiarse de él no debería traer complicaciones. Cuerpo joven, además, es únicamente la apariencia; no importa la edad. Y una ventaja de acceder a adolescentes es su inexperticia, de modo que el hombre no tiene que sentirse ansioso por su desempeño o tener que satisfacer. Se habla también de “absorber” la juventud de la otra persona, y se le atribuyen características afrodisíacas.

(los hombres)… buscan carne nueva. (República Dominicana)

Las más jóvenes están más ricas. (El Salvador)

Una adolescente es una persona que ignora muchas cosas.(Honduras)

Cuando uno agarra una morrita, rápido la domina; en cambio a una “maitra” con experiencia (Señora mayor) le puede estar dando paja y por gusto, nunca saca nada de ella. (El Salvador)

Por buscar vivir su adolescencia a través de esa persona joven, es revivir mi adolescencia. (El Salvador)

Al gallo viejo hay que encastarlo con una gallinita joven, porque si usted le pone a un gallo viejo una gallina vieja, ¿qué va a sacar? Unos pollos que no sirven, tiene que ponerle una gallinita joven pa’ sacar algo que sirva. (República Dominicana)

Además, el hombre paga por tener la belleza y cumplir su fantasía de la eterna juventud. (Costa Rica)

Otros hombres entrevistados opinaban que la pubertad hacía que las “niñas/mujeres” sintieran deseos sexuales que los hombres adultos podían satisfacer, y que precisamente las jovencitas los atraen con sus hormonas. La menstruación marcaría el inicio de ese “ímpetu sexual”.

Una persona joven es muy jugosa y tiene para dar bastante sexo. (El Salvador)

… y que las mujeres tienen deseo sexual y que cuando esas niñas desarrollan esas hormonas lo que buscan es macho, como las yeguas en celo. Y algunas tienen más deseos que otras y si tienen más deseo, se meten en un prostíbulo. El que piensa con ese esquema mental pensará que no es ningún delito, sino que le está haciendo un favor a esa muchacha. (República Dominicana)

La menstruación le da vicio de sexo a las mujeres. Una mujer, después que se le quita la menstruación, pierde el apetito sexual. Pero, la menstruación a las jóvenes les da un

vicio que no se le quita. (República Dominicana)

Paradójicamente, aunque son vistas como seres altamente sexuales, también son consideradas atractivas por ser inocentes, ingenuas.

Es cuando su desarrollo físico, de la muchacha, rompe los límites de la inocencia visible. (República Dominicana)

La inocencia es atractiva. (República Dominicana)

Me atrae mucho la inocencia, la ingenuidad de las chiquillas y ellas también buscan una madurez de un hombre, alguien mayor que les haga sentirse protegidas, más cuando no han tenido amor paternal. Buscan esa madurez, buscan ese cariño en alguien que las va a proteger. Es eso, sentirse protegidas, generalmente buscan una figura paternal para sentirse protegidas. (Costa Rica)

Para mí, yo lo haría por tres razones. Una, es por su apariencia; dos, por sus contracciones (por su primera experiencia) y tres, porque de alguna manera uno en la relación siempre quiere mantener el poder. (El Salvador)

Que estén con ganas….. También porque la carne joven se siente, está más caliente. (Guatemala)

Es rico montarse una hembrita que está bien calientita…(Guatemala)

En este momento del discurso, el cuerpo joven se considera objeto. Poseerlo brinda status y hace que otros hombres lo envidien. Poseerlo implica usarlo antes que todos, “estrenarlo”. El triunfo no es sobre la niña o adolescente, sino sobre otros hombres.

Expresiones como obtener un trofeo, la gloria, el privilegio o el paraíso, a consecuencia de tener posesión de la persona joven, son frecuentes en los relatos de los hombres entrevistados. Es en este punto en el que será necesario discutir acerca de la relación del placer derivado del contacto sexual, con el placer derivado de la relación de poder que subyace en aquella. Los hombres, ante otros, no solo hablan de “lo rico” del sexo con estas personas, sino también del lujo que tienen de poseer a la muchacha. Lo importante es exhibir el trofeo ante los otros.

Los siguientes comentarios dan cuenta de esa “validación homosocial”, el triunfo ante los otros hombres, particularmente cuando la virginidad está incluida. También nos hacen volver al tema del poder y de la cosificación y el desprecio hacia la mujer:

Es motivo de orgullo andar con una joven porque entonces la gente piensa que tenés dinero. (Nicaragua)

Sacás pecho de andar con una joven. (Costa Rica)

El hombre, principalmente, ve a la mujer como algo desechable, se toma, se usa, cuando está muy feito, se tira por allá. (Costa Rica)

Si usted ve correr una cipota que no corre recto, está desvirgada.Tiene que correr recto y si está gatada, es que ya está pisada. (Honduras)

La bichita más bonita, quieren estrenarla. (El Salvador)

Los hombres prefieren el sexo con menores porque tienen la vagina cerrada y son menos expertas en el tema. Sin embargo, la mujer que pare tiene la vagina grandota y deja de ser atractiva. (Panamá)

La virginidad también remite a los atributos de los genitales de las jóvenes:

Es sorprendente la similitud encontrada en todos los países respecto a las características físicas que se le atribuyen a los genitales de las personas menores de edad; por ejemplo, las frases de “están más socadas” o “tienen la vagina más estrecha” se encontró en todos los países como un elemento justificatorio de las prácticas sexuales con ellas. Persiste la reducción de la feminidad y del cuerpo de las mujeres, en particular, a la condición de objeto, en sus características y en su utilización. Ante él, según los entrevistados, el hombre puede ejercer poder y dominio, o bien, intentarlo como muestra de virilidad. Otro elemento para destacar es la fantasía o la necesidad de controlar el cuerpo y la sexualidad de las mujeres, incluyendo lo ocurrido en el pasado:

En nuestra sociedad, muy conservadora, el ser virgen es sinónimo de control de calidad: nadie antes ha pisado este terreno. (Nicaragua)

Es tener el privilegio de ser el primero. Es el orgullo de que eso con vos y que nadie la ha manchado, nadie la ha probado. Es vagina virgen, ese ser el primero como que te impone un cierto sello de macho, es algo que te da la sensación de poder. (Guatemala)

La muchacha debe estar virgen, porque eso te demuestra que solo ha sido tuya… que te va a respetar. (Guatemala)

Los hombres somos perros, nadie deja pasar una oportunidad así. Es que eso es mejor que sacarse la lotería…(Guatemala)

Desvirgar a una patoja es algo misterioso… uno tiene la sensación de que te dan un trofeo… que hiciste lo más grande que puede hacer un hombre. (Guatemala)

Es un valor de uso y un valor de cambio.Y vea si tanto es así, que la mujer que no es virgen está devaluada en el mercado del matrimonio. (Costa Rica)

Es necesario confirmar que a tu hembra no la han tocado, que podés confiar en ellas, que tenés control sobre su pasado. (Guatemala)

Como es muy difícil conseguir una mujer en la calle, si aparece (una muchacha menor) en uno de estos lugares sería una más de la oferta. Quien está en este lugar es porque sus padres no le ofrecen una garantía en sus hogares.(República Dominicana)

Otra forma de darse cuenta es que si uno va a un lugar donde se están ofertando menores, y uno va por eso, entonces ya uno sabe que son menores.(República Dominicana)

A veces, los hombres llegamos a una edad que tenemos que pagar para conseguir a una joven.(Honduras)

Todas estas justificaciones -sentir poder, obtener placer, sentirse joven, lograr estatus, la fantasía de ser “convertir a una niña en mujer”- se superponen a cualquier escrúpulo, reparo o consideración que pudieran tener para involucrarse en la ESC y hacia sus víctimas:

Si hay una persona joven de 14 ó 15 años que ofrece sus servicios y hay un hombre que está interesado, ¿por qué no va acceder? (El Salvador)

Aunque la mayoría de edad se establece a los 18, los hombres entrevistados usan criterios ambiguos para efectos sexuales: no hay edad mínima, hay cuerpos mínimos; las jóvenes dejan de ser menores de edad si “aguantaron” una penetración.

Si a usted le gusta y allí está y la envuelve y se la lleva, a usted no le va a importar su edad, usted solo quiere estar con ella. (Honduras)

Hoy, en este tiempo que estamos, nadie piensa que es una niña. (El Salvador)

Si pasa de las 70 libras “ya no se muere”, ya está morra, pues. (El Salvador)

Que llegue a los catorce años para arriba ya se la come. (El Salvador)

Hay diferencia en una niña de 12 años que no haya desarrollado y otra que esté bien desarrollada, a cualquiera hombre le llama la atención por su naturaleza. (El Salvador)

La está llevando adonde no sabe, es el vicio que la hace llevar, la ambición de darse ese hombre, porque las muchachitas de 8 pa’ lante, se enamoran. (República Dominicana)

No importa si es mayor de edad o menor de edad, con tal que me guste, ya está. (Nicaragua)

Mientras “la aguanten”, una de 13 o 14 años están bien desarrolladitas y le dicen a uno: “¿eso es todo papi?” y se visten muy sádicas. (Costa Rica)

Explotación sexual comercial
Por último, se le preguntó a los hombres sobre sus concepciones de la ESC. Lo perciben como un término difícil de entender, asociado con prostitución y formas extremas de violencia sexual, sin ubicar en esa categoría a los “clientes”:

El cliente es un consumidor de servicios y en la medida que cumpla con su parte (que pague) está eximido de responsabilidad. En ese sentido, perciben que la prostitución y cualquier otra forma de sexo comercial (sea con personas mayores o menores de 18 años) es un derecho de los hombres en cuanto clientes, es un acceso a un servicio sexual y no debe ser penalizado.

El hecho de que las personas víctimas sean menores de 18 años pareciera no causar en muchos hombres conciencia ética de daño, pues se considera que son personas (niños/niñas o adolescentes) que están en “el negocio” por necesidad y por su propia decisión, y que por tal razón, hay consentimiento para ello. Aunque reconozcan factores sociales de vulnerabilidad, como por ejemplo la pobreza y la falta de apoyo familiar, en última instancia, la responsabilidad recae sobre las víctimas y/o sobre sus padres y madres.

Esta manera de enfocar el problema exime a los hombres de toda responsabilidad y es visto así al aplicar la lógica del mercado a una problemática como la ESC. En la lógica mercantil existe, por un lado, la estructura de la oferta, la mercancía que se ofrece; y, por otro, la estructura de la demanda. El cliente es parte de esta última y, por lo tanto, no tiene responsabilidad alguna en todo el engranaje; por el contrario, es la parte que tiene más derechos y protecciones. Muchos de los hombres indagados consideran que las personas menores de 18 años que están en ESC lo hacen por su propia decisión y porque les gusta, pues
debido a su edad (especialmente si ya son adolescentes que han pasado o están atravesando por la pubertad) tienen un deseo sexual desenfrenado.

[…]

A pesar de los factores propiciadores, se identificaron algunos factores inhibidores en los hombres. De ellos, la conciencia inminente de cárcel, concretamente en años de encierro y saber que los van a denunciar parece ser uno de los más fuertes. En segundo lugar, aparece el hecho de tener hijas menores de 18 años. En este aspecto aparece una doble razón. Por un lado, el participar en ESC con personas de la misma edad de sus hijas les da culpa y parece ser un fuerte factor inhibidor (al menos en los hombres que no tienen tendencias paidofílicas); y, por otro lado, por asuntos de “honor patriarcal”, pues consideran que la vida les puede cobrar esa mala acción contra sus hijas y por tanto, ellos quedar deshonrados ante la sociedad. Es decir, el patriarca cuida su nombre y prestigio.

[…]

Cabe mencionar que en las razones que dan para su desaprobación, prevalecen más criterios de tipo clínico o de psicopatología y no valoraciones en torno al daño que se les hace a las víctimas o a la protección de sus derechos.Tener sexo con una adolescente, de 13 años, no es ningún problema; tener sexo con una niña, de 10 u 11 años, es depravado.

[…]

Una muestra de los niveles altos de tolerancia se encontró en una de las preguntas del grupo focal y de las entrevistas individuales, la cual giraba en torno a conocer la opinión que ellos tenían acerca de que si, sabiendo que nadie los va a denunciar, los hombres participarían en la ESC o de que si lo harían si nadie se diera cuenta. La respuesta fue unánime:
SÍ LO HARÍAN, SI NADIE LOS DENUNCIARA O NADIE SE DIERA CUENTA.

Los hallazgos de este estudio son un reflejo de la forma de pensar que justifica e incluso alienta la explotación sexual comercial en general, y de menores de edad en particular. La tolerancia ante este delito es alarmante, y también cotidiana y prevalente en la población salvadoreña; no es cuestión de unos cuantos, ni únicamente de hombres. Recomendamos leer la investigación en su totalidad y difundirla.

Escribe tu comentario