Pensar en sexo cada siete segundos y la “medición” de pensamientos.

En un post anterior, mencionábamos un estudio que contradecía el mito de que los hombres piensan en sexo cada siete segundos. No es el único estudio que se ha hecho al respecto, y a la base de esos estudios está una pregunta aun más importante: ¿cómo se demuestra o se refuta un mito como ese?

Este artículo de la BBC ¿Realmente los hombres piensan en sexo todo el día? explica algunos de los estudios realizados para poner a prueba ese mito. Aunque todos han arrojado resultados similares (los hombres tienen muchas cosas en qué pensar además del sexo), ningún estudio está libre de fallas; hasta el momento, ningún diseño de investigación ha sido lo suficientemente certero para estudiar algo tan subjetivo como lo que llamamos pensamientos:

Aunque podemos descartar con seguridad eso de que el hombre promedio piensa en el sexo cada siete segundos, no podemos saber con certeza cuál es la frecuencia verdadera.

Es probable que varíe ampliamente entre unas personas y otras y en una misma persona dependiendo de las circunstancias. Además, la situación se complica aún más por el hecho de que con cualquier esfuerzo para medir la frecuencia de estos pensamientos se corre el riesgo de alterarlos.

También existe la complicada cuestión de que los pensamientos no tienen ninguna unidad natural de medida. Los pensamientos no son como las distancias, que se pueden medir en centímetros, metros y kilómetros.

¿Y qué constituye un pensamiento, en todo caso?

 

Recomendamos el artículo de la BBC, que detalla algunos de estos estudios y aspectos como el “muestreo de experiencias” y el “fenómeno del oso polar”.

Escribe tu comentario