Noticias engañosas: pseudocriterios de la OMS, cura para el racismo, inteligencia e infidelidad.

¿Recuerdan cuando nos dijeron que “los desnudos femeninos mejoran la inteligencia masculina” y resultó que eso sólo significaba que, evolutivamente, una región del cerebro tiende a reaccionar más rápido ante la desnudez, que es más saliente porque simplemente estamos acostumbrados a ver gente con ropa? ¿Y qué tal la vez que nos dijeron que quienes usan Internet Explorer son tontos porque usan Internet Explorer, y resultó ser un engaño?

Recalcamos: ante las noticias que nos presentan sobre temas científicos, debemos ser muy críticos, sobre todo cuando apuntan a una causalidad fácil y simplista. A veces los medios malinterpretan, exageran y hasta inventan noticias, que suelen dejar mal parada a la comunidad científica y/o que infunden creencias erróneas en la gente. Toca entonces indagar más a fondo por cuenta propia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) publicó una lista de trastornos neurológicos y enfermedades mentales, insertando entre ellas a las dieta de alimentos crudos y al vegetarianismo, bajo el código F63.8.

Para la OMS, comer alimentos crudos es una enfermedad mental. 

Mentira. El código F63 de la lista de trastornos neurológicos y enfermedades mentales de la OMS, el CIE-10, se refiere a trastornos de los hábitos y del control de los impulsos, como la ludopatía y la piromanía; ciertamente el amor no está incluido, como dice el artículo (y si usted cree que debería incluirse, debería examinar primero sus propias concepciones y vivencias sobre él). Por otro lado, el vegetarianismo ha sido aprobado por la Asociación Dietética Estadounidense como una dieta válida, saludable y adecuada para toda clase de personas (atletas, niñez, tercera edad, embarazadas), siempre que tenga una planificación y seguimiento apropiados.

Una droga comúnmente utilizada para tratar enfermedades cardíacas podría tener el inusual efecto secundario de combatir el racismo, sugiere un nuevo estudio.

Droga contra la enfermedad cardíaca “combate el racismo”.

¿De verdad? Porque dentro del mismísimo artículo con ese encabezado, uno de los co-autores es citado: “Propranol no es una píldora para curar el racismo”. Cada cosa que hacemos, pensamos o sentimos tiene un correlato biológico, sí, y por tanto puede ser susceptible de modificarse química, eléctrica o quirúrgicamente (no es que sea ético), pero ese correlato biológico nunca lo es todo, sobre todo en problemas sociohistóricos tan complejos como el racismo.

Hombres inteligentes son menos infieles.

Intelligent men less likely to cheat.

Todas las referencias que vagamente se dan en ambas noticias, que son (1) Dr. Kanazawa, (2) Social Psychology Quarterly, (3) edición de febrero/marzo del 2010, (4) London School of Economics and Political Science, nos llevan a este artículo: Por qué liberales y ateos son más inteligentes (Social Psychology Quarterly, March 2010; vol. 73, 1: pp. 33-57., first published onFebruary 16, 2010). De hecho, la última línea de la segunda noticia nos indica: “Otras cualidades ‘evolutivas nuevas’ que son comunes entre gente de mayor inteligencia son el liberalismo y el ateísmo, indicó su estudio”. Desafortunadamente no tenemos acceso al artículo original, así que no podemos saber qué tan certero es el reporte. Sin embargo, el resumen del estudio sí incluye la exclusividad sexual en hombres, junto al liberalismo y al ateísmo, así que, hasta que alguien nos regale el acceso a revistas científicas pagadas, le daremos el beneficio de la duda a esta información.

Escribe tu comentario