Los cerebros de hombres y mujeres.

Muchos medios de comunicación cuentan con secciones sobre relaciones interpersonales y estilos de vida (sea lo que sea que eso signifique). Estas secciones, que tienden a ser dirigidas a un público femenino, en ocasiones destacan las diferencias “comprobadas científicamente” entre ser hombre y ser mujer.

Por ejemplo, el artículo “Las 10 razones por las que las mujeres hablan más” señala que hay factores cerebrales, hormonales, emocionales y culturales que explican ese fenómeno. Se afirman que hay estudio que han comprobado esto (probablemente los hay) pero no mencionan cuáles son, mientras se escriben frases como “Su verborrea le sirve de reclamo emocional para ayudarle a alcanzar el orgasmo”. La idea final de este artículo es lo más destacable: las habilidades cognitivas particulares de un individuo no pueden predecirse por el sexo o género al que pertenece.

Por otro lado, previamente hemos descrito un estudio que invalidaría esas 10 razones anteriores: los hombres en realidad tienden a hablar tanto como las mujeres. Pero bien podría ser que ambas ideas, aunque contradictorias, resulten ciertas. El tema de las similitudes y diferencias de sexo y género es vasto, y cada estudio al respecto en psicología, y específicamente en neuro-psicología, se enfoca en un aspecto muy particular de este tema.

“Las mujeres hablan más” es tan aceptable como refutable porque es una declaración sumamente vaga y general. Ahora: ¿Qué mujeres? ¿En qué contexto? ¿Hacia quién y con quiénes hablan más? ¿De qué hablan más? ¿Por qué medios de expresión? Con ese nivel de detalle, es más fácil observar en qué sentidos esa declaración se sostiene o no. Por ejemplo, solía pensarse que las mujeres tenían una mejor memoria autobiográfica que los hombres, es decir, recapitulaban con mucho más detalle episodios de su vida. Pero los estudios que habían llegado a esa conclusión tenían una falla:

Investigaciones previas han encontrado que las mujeres elaboran más que los hombres cuando hablan de sus memorias autobiográficas, mencionando más detallesmencionando más emociones y proveyendo más interpretaciones. Un problema con estas investigaciones, sin embargo, es que no han puesto mucha atención a quién está escuchando o si las memorias se transmiten de modo verbal o escrito.

 

Nueva investigación cuestiona la idea de que las mujeres tienen memorias autobiográficas más elaboradas que los hombres (en inglés)

La memoria autobiográfica, se señala en el enlace previo, no es algo que tenemos sino algo que hacemos durante una interacción. Por ello, una investigación publicada este año tomó en cuenta el contexto. Contrario a lo establecido hasta entonces, se encontró que los hombres tendían a dar descripciones más elaboradas de sus memorias que las mujeres, cuando quien les escuchaba era una mujer. En el caso de las participantes, ellas tendían a hablar menos de sus estados internos (emociones y sentimientos) al hablar o escribirle a un hombre, y proveían menos opiniones al hablar que al escribir sus memorias, sin importar el género de quien le escuchara.

Las diferencias de sexo y género son un tema sensible, y muchas veces se utilizan para juzgar superioridad e inferioridad, intentando establecer qué grupo es mejor que el otro (como un todo) en determinadas actividades y habilidades. Ciertamente hay diferencias sexuales y de género, en los que la socialización y la biología son factores influyentes.

En las peores instancias, comentarios sexistas se basan en neurociencia espuria que provee “evidencia” para los estereotipos de género. Tómese a John Gray, autor de Los hombres son de Marte, las mujeres son de Venus, quien dice que los hombres no pueden hacer más de una tarea al mismo tiempo porque usan un hemisferio cerebral a la vez mientras las mujeres usan los dos (no es cierto); o Louann Brizendine, autora de El cerebro femenino, que dice que las mujeres son más emocionales y empáticas que los hombres porque tienen más neuronas espejo (tampoco cierto). Si usted puede pasar de largo esta pseudociencia, hay investigaciones médicas serias y legítimamente esclarecedoras sobre diferencias cerebrales según sexo.

 

Los cerebros de hombres y mujeres parecen envejecer de modo diferente (en inglés)

Esas diferencias de sexo, como se explica en el enlace arriba, están relacionadas a la vulnerabilidad ante ciertas enfermedades, como Parkinson y Alzheimer. Se sugiere que esto se debe a que los cerebros de hombres y mujeres envejecen de modo diferente. Asumir esto es importante para desarrollar diagnósticos y tratamientos acordes a las necesidades de cada persona.

Conclusiones como la anterior pueden resultar contradictorias frente a las que sostienen que no hay un cerebro masculino y otro femenino. Aunque hay diferencias en estructuras cerebrales al tomar promedios de hombres y mujeres, cada cerebro individual es una mezcla particular de características, algunas de las cuales son socialmente consideradas “masculinas” y otras “femeninas”. Este fue el hallazgo central de un meta-análisis, que revisó los resultados de 76 estudios sobre diferencias en el cerebro según sexo. Otro estudio, que observó el funcionamiento de 1,400 cerebros, llegó a una conclusión similar.

En conjunto, las contradicciones que encontramos en los hallazgos científicos nos ayudan a comprender cuán complejo es este tema. Nuestras preconcepciones y estereotipos sobre hombres y mujeres pueden parecer útiles para simplificarlo y darle sentido, pero finalmente pueden entorpecer cómo juzgamos y nos relacionamos con otras personas.

Esto solo demuestra, una vez más, lo confusa y contradictoria que puede ser la neurociencia, y lo rápidos que son los medios de comunicación para saltar a extremos en la manera en que interpretan esta clase de investigaciones: Un minuto nos dicen que los dos sexos son de planetas distintos, al siguiente nos dicen que no hay ninguna diferencia entre ambos. La realidad caótica probablemente está en medio de esos extremos.

 

Los cerebros de hombres y mujeres parecen envejecer de modo diferente (en inglés)

Entradas relacionadas:
La ilusión del cerebro “masculino” y “femenino”…y la importancia de la educación.
¿Hay un cerebro masculino y un cerebro femenino?
Mitos y hechos sobre las diferencias entre los cerebros de hombres y mujeres.

Escribe tu comentario