Los accidentes aéreos y el rol de la psicología.

Tragedias como la reciente del vuelo Germanwings Airbus 320 trae la psicología a la mente de las personas: ¿cómo lidiar con un evento como este? ¿Cómo las aerolíneas seleccionan a los pilotos, qué asegura su confiabilidad a la hora de estar al mando de un avión? ¿Por qué un piloto termina estrellando su vuelo intencionadamente? Las respuestas no son breves ni son rotundas. La psicología (como cualquier otra disciplina, desde la física a la geología) trabaja con probabilidades, no con certezas.

Aun así, la cantidad de aciertos suele ser mayor que la de errores. Pero son los errores los que mejor se recuerdan. Para el caso del vuelo de Germanwings, parece haber una serie de errores que permitieron finalmente al piloto estrellar el avión. Sobre él se ha indagado y escrito mucho, llegando a salir a la luz información tan personal y detallada como que tenía un trastorno de ansiedad generalizada y desprendimiento de retina. La mayoría de personas no podría definir a cabalidad qué es cada cosa, pero le suena lo suficientemente malo y sospechoso como para explicar el accidente. Eso resulta problemático, buscar una causalidad tajante. Algunos reportes y la opinión pública señalaron la depresión, simple y llana, como causa de la tragedia.

“Con una depresión no pasa esto. Tiene que haber algo más“, apunta Adela González, presidenta de la Asociación Española de Psicología de la Aviación (AEPA).

[…]”no todo acto irracional es patológico y puede atribuirse a un trastorno”.

[…] Las dos especialistas están también de acuerdo en que este caso no responde a un suicidio al uso. “Cada año se suicidan alrededor de un millón de personas y la gran mayoría lo hacen solas, en silencio y con un grado muy alto de sufrimiento”, expone Navío.

[…] “El suicidio es un acto de autodestrucción, contra uno mismo”, añade la especialista, que recuerda que en los pocos casos que se da lo que se conoce como ‘suicidio ampliado’ este no suele afectar a desconocidos, sino a personas afectivamente cercanas cuyo posible sufrimiento el suicida cree que va a aliviar.

[…] Para Navío y González, si a algo contribuyen sucesos como este es a “aumentar el estigma y la discriminación” de las personas con enfermedades mentales. “La gran mayoría de las personas con trastornos psiquiátricos no son violentas. Es más, muchas veces ellas son las víctimas de agresiones; pero estas noticias contribuyen a que la gente piense lo contrario”, apunta Navío.

[…] también reconocen que hay determinados casos en los que, incluso con los filtros adecuados, es muy difícil llegar a tiempo. “En estas circunstancias, con una planificación y lo que parece un grado de ocultación importante, la posibilidad de detección es mucho más compleja; igual que ocurre, por ejemplo, con las situaciones de violencia fanática”, señala Navío.

Una depresión no provoca esto

Fuente: Elmundo.es.

Por otro lado, no hay una única manera correcta de trabajar con los sobrevivientes de un desastre masivo (sean las víctimas, o, como es el caso, sus familiares). Aunque el debriefing se considera necesario tras enfrentar un evento traumático, algunas personas requerirán esta atención psicológica inmediata y otras querrán evitarla. En cualquier caso, algunas consideraciones básicas permiten preparar mejor para el duelo.

Veo el protagonismo de los psicólogos tan mencionados estos días,se nos invita a programas de radio, a televisiones en ‘prime time’ para que expliquemos cómo se encuentran los afectados, qué sensaciones tienen, cuáles son las fases del duelo. Nos dejan hablar y por esta vez se nos oye.

Pertenezco al Equipo de Intervención Psicológica en Desastres de Emergencia y Catástrofes del Ilustre Colegio de Psicólogos de Andalucía Oriental (Sección Jaén). Somos expertos en la tragedia, los mejores para esto. Sepan que en situaciones como esta se activan todos los Equipos de Emergencias de España, todos dispuestos en cualquier momento a desplazarse adonde haga falta, para explicar, ayudar, canalizar y paliar todas las reacciones emocionales, fisiológicas y comportamentales que se puedan producir en un escenario de estas características tan brutales. Para ayudar a entender y asimilar de manera adecuada a una persona ajena lo que en ese momento le es imposible de entender.

Tratamos el problema del otro como propio; su solución y su alivio, también en parte, es nuestro. Pero es muy gratificante el trabajo bien hecho, aunque a veces suponga una renuncia personal. Creo firmemente en esta profesión, desde donde, como expertos del dolor, es nuestro cometido evitar secuelas traumáticas posteriores.

Y me parece injusto, volviendo al tema del principio, que ahora se vuelva a cuestionar la profesión y las capacidades mentales del piloto que supuestamente estrelló el avión y que los informes de los psicólogos no supieron detectar. No se puede científicamente predecir el comportamiento humano con exactitud, ni cómo una persona en una situación de estrés puede actuar en un momento determinado.

Oda a la psicología.

El rol de la psicología en la industria de la aviación es amplio, desde los aspectos psicológicos y psicotécnicos de selección y entrenamientos de pilotos, hasta las acciones de emergencia cuando algo sale mal (y, de nuevo, las más de las veces “todo sale bien” y el vuelo llega a su destino); pasando por el conocimiento que se tiene para ayudar a comprender y sobrellevar situaciones trágicas.

Por último, la psicología también estudia cómo regulamos nuestras emociones y las de otros. Esto puede parecer un detalle sin importancia, pero con la actuación de este otro piloto de Germanwings, encontramos que empatizar con otros y regular las emociones compartidas -como el miedo y la incertidumbre- resulta beneficioso:

‘El piloto nos habló de cómo les había afectado el accidente a él y a toda la tripulación, de lo tristes que se sentían. También habló sobre su familia y aseguró que haría todo para estar con ellos esta noche de nuevo. Se hizo el silencio y todo el mundo empezó a aplaudir. Quiero dar las gracias a este piloto por entender lo que todos estábamos pensando y por haber sido capaz de transmitir, al menos a mi, tranquilidad’.

Un piloto de Germanwings a sus pasajeros: ‘También yo quiero sentarme esta noche con mi familia a la mesa’

Escribe tu comentario