“Lo contrario de la depresión no es la felicidad. Es la vitalidad”.

En una entrada anterior, caracterizamos los aspectos más básicos de la depresión, que continúa siendo una condición prevalente, y al mismo tiempo incomprendida, en muchas sociedades. Para ahondar más en este tema, Psyblog presenta algunos estudios recientes sobre algunas características de esta condición (en inglés, traducción nuestra; las citas textuales de esta entrada están entre comillas):

– Dickinson, 2013: Falta de metas específicas. Las metas generales (“quiero ser feliz”) son más difíciles de lograr.

– “Rumiar” pensamientos: los mismos pensamientos dan vuelta una y otra vez en la mente. “Un método que puede ayudar con esto es mindfulness (conciencia plena). Esto tiene que ver con vivir el momento en lugar de centrarse en remordimientos por el pasado o preocupaciones sobre el futuro. Un metaestudio reciente de 39 estudios sobre la conciencia plena encontró que puede ser beneficiosa para tratar la depresión” (Hofmann et al., 2010).

– Porter et al., 2003: la depresión puede entorpecer la memoria. “Una técnica que puede ayudar es crear…un lugar mental donde se guardan memorias felices a las cuales acudir cuando los tiempos son difíciles. El estudio y las instrucciones se describen aquí: The Surprising Power of an Emotional ‘Memory Palace’.”

– “Realismo depresivo”: a veces la visión de mundo de una persona con depresión puede ser más certera que la de alguien sin depresión. “Las personas no deprimidas pueden llegar a ser un poco demasiado optimistas” (Moore & Fresco, 2012).

– “Un estudio reciente encontró que las personas con depresión tienen una percepción más acertada del tiempo que personas sin depresión” (Kornbrot et al., 2013). “Esta percepción acertada puede no ser de mucho consuelo para quienes tienen depresión, pero sí sugiere cómo la atención se ‘distribuye’ en la depresión y por qué la gente que la sufre con frecuencia dice que el tiempo parece arrastrarse lentamente”.

– El ejercicio disminuye la depresión (Mammen & Faulkner, 2013).

– Las personas con depresión pueden experimentar mayor nivel de dolor físico (Berna et al., 2010).

– Estilo de pensamiento. “La gente comúnmente piensa que la depresión es causada al menos parcialmente por eventos vitales grandes y desagradables. Esto es cierto, pero la depresión también se relaciona con la manera en que la gente reacciona a esos eventos, y a estresores ordinarios, cotidianos“.

El sitio Wondrus ha transcrito al español la charla TED de Andrew Solomon, “Depresión: el secreto que compartimos”:

La charla de Andrew Salomon, que relata su excursión para compilar el Atlas de la Depresión que llamó The Noonday Demon, es a ratos devastadora. Con tintes de humor explora uno de los padecimientos más oscuros del ser humano y no sin cierta perspicacia por rescatar lo que la enfermedad tiene por debajo de la superficie.

“Lo contrario de la depresión no es la felicidad. Es la vitalidad”.

Y tratando de explicar esta diferencia, nos da un paseo por las diferencias entre depresión, dolor y tristeza, tan difíciles de comprender sin una experiencia directa de las mismas. Lo que es más, quizá haya que rescatar de la depresión que la fijación con ciertas preguntas garantiza una cierta perspicacia que ignoramos por ignorar el problema de la depresión misma, de un solo tajo.

 

El video la charla está en Wondrus con subtítulos en español. Altamente recomendado para comprender mejor esta condición, desde una vivencia muy personal.

Escribe tu comentario