Lecturas recomendadas: elección de pareja, experimentos fuera de control y porno.

1. ¿Quién elige a quién en nuestra especie? ¿Ellos o ellas?:

Recordaremos la regla fundamental sobre la teoria del hándicap: “En una especie determinada, la elección recae en el sexo opuesto a los individuos que se adornan, ornamentan o presumen de un determinado rasgo o característica”. Así, obviamente entre los pavos son ellas quienes eligen, como por cierto sucede en gran número de aves.

¿Qué sucede en nuestra especie? En nuestra especie las cosas son mucho más complicadas, pero existen ciertas evidencias:

1.- Las mujeres gastan más recursos en embellecerse, cuidan más su cuerpo y sus prótesis capilares, consumen más en cosmética, usan trajes y calzados incómodos e inapropiados, adornan su orejas, sus cuellos y sus muñecas con toda clase de abalorios sin contar los piercings y los tatuajes o la cirugía estética. Es obvio que un antropólogo extraterrestre sacaría inmediatamente la conclusion de que en nuestra especie elige el hombre, puesto que la mayor carga de adornos las exhibe la mujer.

2.- Los hombres tambien corren con parte del gasto pero no invierten tanto en belleza o en adornos como en “dinero”, “fama” “poder”, “sabiduría o conocimientos” “habilidades musicales o artísticas”, etc , es decir invierten muchos recursos en aparecer como atractivos para el sexo opuesto siguiendo el rastro de gustos distintos que hombres y mujeres exhiben en sus preferencias. Lo interesante es que los gustos femeninos se han diversificado mucho más que los masculinos. Un hombre puede resultar atractivo para un cierto grupo de mujeres “sapiosexuales” por ejemplo mientras otras caen a los pies de alguién solo por el hecho de ser un campeón en su modalidad deportiva o por sus habilidades en el baile. Los hombres tendemos a considerar atractivas a cierto tipo de mujeres y no a otras. Es lo que se conoce con el nombre de plasticidad erótica.

2. 10 experimentos psicológicos que se salieron de control. La prisión de Stanford, el experimento de obediencia de Milgram, el proyecto MK-Ultra y otros.

3.  Erika Lust: “veo el porno como una herramienta de educación”:

[E]l porno en sí es un género muy masculino. Es un género que si lo analizas, lo deconstruyes un poco y observas sus estructuras empiezas a ver claramente que el hombre es el principal protagonista y trata de su placer. La mujer tiene el papel de ayudarlo. Ella es el bello objeto, la mujer de su fantasía, pero no es más que la herramienta para el placer del hombre. Y yo creo que esto es justo la clave, lo que hace que para muchas mujeres sea difícil ver porno porque se sienten excluidas. Porque ¿dónde está el placer femenino? ¿Dónde está mi orgasmo?

Veo el porno como una herramienta de educación, de influencia, de política… porque al fin y al cabo es eso. El porno es un discurso. Un discurso que habla sobre sexualidad, que habla sobre femenino y masculino. Porque si tenemos un hombre y una mujer interactuando en una escena sexual, lo que hay es eso. Es una estructura, es una idea de cómo funciona el sexo.

Escribe tu comentario