Las tecnologías causan las rupturas de pareja, dicen que dicen los psicólogos.

Via un usuario de twitter, nos encontramos con la tremenda noticia Whatsapp, la aplicación “rompeparejas”. E inicia con el temido “los psicólogos dicen…”:

Los psicólogos españoles advierten: Whatsapp, la popular aplicación de mensajería instantánea para teléfonos móviles, es malo para la salud de las parejas.

Al seguir leyendo con un nivel básico de crítica, encontramos que el titular es una especie de relación espuria, de esas que abundan en los medios de comunicación y en las que los psicólogos terminan cargando con el muerto. No, Whatssapp no es el culpable del rompimiento de las parejas. Ciertamente no lo dicen los psicólogos españoles; en el artículo declaran dos personas, y de una de ellas se confirma que es psicólogo. Y quien, de paso, menciona el verdadero meollo del asunto: “Whatsapp es un canal de comunicación que puede reforzar las relaciones…”. Suficiente.

Las tecnologías son vehículos. Facilitan u obstaculizan comportamientos. Aún antes de las redes sociales y los smartphones, los celos, la inseguridad y la desconfianza ya estaban haciendo destrozos en las relaciones románticas, y había mil y una formas de controlar (¿agobiar?) a la pareja. Hoy, a lo mucho, es más fácil.

Y esto sí ha sido objeto de estudio de la psicología. Acá un ejemplo, para tener la perspectiva correcta de “noticias” como la anterior:

La red social Facebook es un fenómeno de rápida expansión que está cambiando la naturaleza de las relaciones sociales. Evidencia anecdótica, incluyendo información descrita en los medios de comunicación, sugiere que Facebook puede ser responsable por crear celos y sospechas en las relaciones románticas […] Existe un círculo de retroalimentación en el que usar Facebook expone a la gente a información ambigua sobre su pareja a la que no podrían tener acceso de otro modo, y esta nueva información incita mayor uso de Facebook. 

Más información que la que hubieras querido: ¿Facebook incita al monstruo de los celos?

En este estudio, los investigadores encontraron cuatro temas que contribuían a los celos a través de Facebook:
– Accesibilidad de la información.
– Celos en la relación.
– Facebook como una adicción.
– [Importantísimo] Falta de contexto: Facebook puede ser muy ambiguo, y en esta falta de contexto, los celos pueden surgir por malentendidos.

Por ello, sostiene Parr:

Tiene que ver más con el tipo de personalidad que con la tecnología. Algunas personas tienen más problemas que otras al confiar en su pareja. La tecnología simplemente es un facilitador de la personalidad. Los tipos obsesivos siempre revisarán el teléfono de la pareja o le acusarán de infidelidad. Facebook no es más la causa del aumento de los celos que los mensajes de texto son la causa del ‘sexting’. Todo tiene que ver con la persona que accede a la información y su temperamento, madurez y habilidades de afrontamiento para lidiar con los celos románticos. 

***

Relacionado (en inglés, enlaces al resumen):

Escribe tu comentario