¿Las personas ciegas pueden ser racistas?

El concepto de raza se utiliza como una categorización taxonómica, basada en características hereditarias, que muestran la relación entre ancestros y genes. Este concepto ha sido cuestionado en los últimos tiempos, y, a inicios de este año, cuatro investigadores publicaron un estudio en el que abogan por dejar de utilizar el término “raza”, pues no permite entender la diversidad genética humana.

Sin embargo:

“Aunque argumentamos por descontinuar la terminología racial en las ciencias biológicas, reconocemos que usar la raza como una categoría social o política para estudiar racismo, aunque esté lleno de retos, sigue siendo necesario, dada la necesidad de comprender cómo la inequidad y la discriminación producen desigualdades […] entre grupos.

 

La raza es un constructo social, argumentan científicos.

Para muchos, la raza implica lo observable, la apariencia física: color de piel, textura del cabello, rasgos faciales; esto viene asociado a otras variables como el origen geográfico, religión, lenguaje, tipo de alimentación, cultura, entre muchas otras. Pero estas son variables secundarias, y la raza de una persona resulta auto-evidente. Como sostiene el académico estadounidense Osagie Obasogie:

Mucho del valor ideológico en el discurso emergente de “no ver colores” proviene de la idea de que la raza y el racismo son problemas de reconocimiento visual, no prácticas sociales o políticas.

 

¿Puede una persona ciega ser racista [Fragmento]? (En inglés).

cegraz

Obasogie puso a prueba esta idea de que el racismo es un problema debido a “lo visual”, entrevistando a personas que no cuentan con esa habilidad: dado que las personas ciegas no pueden apreciar distinciones físicas de raza, se esperaría que no puedan tener una conciencia racial. Sus hallazgos se reportan en el libro Blinded by sight:

He explorado este tema a través de una serie de entrevistas con personas que han sido totalmente ciegas desde su nacimiento. Dado que la raza está fuertemente conectada a claves visuales, se asume generalmente que la raza debe ser poco significativa en la vida diaria de las personas ciegas. Pero puede que este no sea el caso necesariamente. La raza puede ser igual de significativa (aun visualmente significativa) para la comunidad de personas ciegas como lo es para quienes pueden ver.

 

[…] Un abordaje comparativo que analiza las experiencias raciales de personas ciegas y no ciegas puede ofrecer un entendimiento importante en las formas en que fijar la raza como una experiencia visual puede limitar la comprensión de cómo la raza da forma a la vida cotidiana, y cómo la vida cotidiana da forma a nuestra habilidad de ver la raza. Por ello, explorar las experiencias raciales de personas ciegas puede proveer un valioso fundamento desde el cual apreciar que la raza no es simplemente lo que vemos. Más bien, puede haber prácticas sociales que producen nuestra habilidad de ver la raza.

 

¿Puede una persona ciega ser racista [Fragmento]? (En inglés).

Este estudio destaca, además, qué significa que un fenómeno sea una construcción social más que un dato biológico (algo que también se sostiene en temas de género):

[…] La idea de que la raza es una construcción social con frecuencia se refiere a que los significados que se dan a cuerpos específicos racializados no son causados por la naturaleza o generados por diferencias biológicas inherentes. Más bien, estos significados y su adscripción a grupos específicos son un producto de fuerzas sociales, económicas y políticas […] Se asume generalmente que las diferencias raciales destacan meramente por ser auto-evidentes y visualmente obvias, pero mi trabajo pone a prueba esta idea y […] desarrolla una teoría constitutiva de raza que destaca las formas en que las prácticas sociales producen la habilidad de ver y experimentar la raza en formas particulares.

 

¿Puede una persona ciega ser racista [Fragmento]? (En inglés).

No es inusual que en las ciencias constantemente se discutan y cuestionen conceptos que nos parecen bien establecidos. Como explica Obasogie, poner a prueba conceptos que damos por sentado tiene implicaciones científicas, pero también implicaciones en las relaciones cotidianas interpersonales, y en los ámbitos políticos, sociales y jurídicos. Esta investigación (y otras en la misma línea, desde distintos campos científicos) aporta evidencia sobre la complejidad del término “raza”, que engloba mucho más que lo visual y biológico.

Relacionado:
¿Existe una “naturaleza humana”? (I) y (II).
La construcción de la raza en la Centroamérica de las primeras décadas del siglo XX.

Escribe tu comentario