La “selfitis” y el desconocimiento de qué es un trastorno mental.

Esta semana circuló la “noticia”: Tomarse “selfies” es un trastorno mentalConfirman que tomarse “selfies” es un trastorno mentalAsociación Americana de Psiquiatría lo hace oficial: ‘SELFIE’ Un trastorno mental, etc.

De modo intercambiable (es decir, via copy & paste), los reportes mencionan:

Un estudio realizado por la Asociación Americana de Psiquiatría define al “selfie” como “el deseo compulsivo obsesivo para tomar fotos de uno mismo y publicarlos en los medios sociales como una forma de compensar la falta de autoestima y para llenar un vacío en la intimidad”.

 

La APA indicó que este trastorno se da en tres niveles:

-Selfitis Borderline: tomarse fotos de uno mismo por lo menos tres veces al día, pero sin llegar a compartirlas en redes sociales.

-Selfitis Aguda: tomarse fotos de uno mismo por lo menos tres veces al día y luego publicarlas todas en redes sociales.

-Selfitis Crónica: tomarse fotos de uno mismo “sin control”; cuando una persona se toma más de 6 selfies al día y los comparte en todas sus redes sociales en repetidas ocasiones.

Ni el estudio ni la “reunión anual en Chicago” donde fue presentado existen. Es más, las reuniones de la APA no son anuales, como veremos más adelante.

Puede que esta noticia circule tanto por lo absurda que es, pero también porque se ignora qué es exactamente un trastorno mental; la gente la hace circular porque la cree, total o parcialmente. De hecho, todos los reportes sugieren lo mismo: “ya sabíamos que era un trastorno”, únicamente faltaba un órgano de profesionales, los que estudian a los locos, que lo “confirmara” (afortunadamente, en algunos de los comentarios de los enlaces a esta noticia hay personas que señalan la mentira).

Basta con ir a lo más básico, Wikipedia, para hacerse una idea de qué implica un trastorno mental:

Un trastorno es un patrón comportamental o psicológico de significación clínica que, cualquiera que sea su causa, es una manifestación individual de una disfunción comportamental, psicológica o biológica.

 

Esta manifestación es considerada síntoma cuando aparece asociada a un malestar (p. ej., dolor), a una discapacidad (p. ej., deterioro en un área de funcionamiento) o a un riesgo significativamente aumentado de morir o de sufrir dolor, discapacidad o pérdida de libertad.

 

Una concepción errónea muy frecuente es pensar que la clasificación de los trastornos mentales clasifica a las personas; lo que realmente hace es clasificar los trastornos de las personas que los padecen.

Un trastorno implica un síndrome: un conjunto de síntomas. Un comportamiento por sí solo jamás se considerará confirmación de trastorno mental, debe estar presente en interacción con otros comportamientos, cogniciones o emociones, interacción que dificulte a la persona llevar una vida o relaciones funcionales (y qué es funcional o no también tiene su definición en el ámbito clínico). Los criterios diagnósticos se encuentran en manuales especializados, como el CIE y el DSM.

Equiparar tomarse fotos de uno mismo con condiciones como los trastornos de personalidad o del humor, que pueden llegar a ser discapacitantes para muchas personas (ver aquí y aquí), es nada más que ignorancia e irresponsabilidad, de parte de quienes continúan reportando estas noticias y quienes las toman como cierta a la primera lectura.

Para que no quede duda: la historia no es cierta:

Hay evidencia práctica (como el hecho de que la Asociación Estadounidense de Psiquiatría se reúne cinco veces al año, no anualmente), pero el engaño inherente de esta noticia queda a la luz, como suele ser el caso, por la falta de credibilidad de la publicación de dónde se originó.

Por ejemplo, la nota de El Diario de Hoy cita (probablemente replicando a otra fuente), a Adobo Chronicles:

En su página “Acerca de”, El Adobo Chronicles se declara como “tu fuente de noticias actuales e increíbles. Todo lo que se lee en este sitio es un hecho, excepto por las mentiras”…

En esta misma entrada, se menciona un antecedente de esta supuesta relación entre tomarse fotos y tener un trastorno mental. Un tabloide británico, el UK Mirror, presentó el caso de un joven de 19 años que estaba obsesionado con tomarse “selfies”, y el profesional que lo trató, Dr. David Veale. Pero…

La opinión del Dr. Veale sobre este caso, aunque es interesante, no necesariamente indica ningún patrón psicológico, y aun si lo hiciera, cualquiera con credibilidad en la disciplina de la psicología esperaría estudios arbitrados por pares antes de tomar una posición sobre el tema de la manera en que la APA supuestamente lo hizo.

Por último:

Sus amigos obsesionados con tomarse “selfies” podrán actuar como si tienen un trastorno mental de vez en cuando, pero usted asegúrese de hacer su tarea antes de compartir algo que sólo existe para confirmar un sesgo y engañarlo para que haga click a un link.

 

¿La APA llamó un trastorno mental a tomarse selfies? [En inglés]

Escribe tu comentario