La relación entre el cuerpo y las emociones.

Habitualmente, pensamos en la mente y el cuerpo como dos entidades separadas. Sin embargo, la investigación en el tema de las emociones ha mostrado lo contrario: la mente y el cuerpo son indivisibles en su manera de funcionar (aunque no siempre pueda explicarse el cómo y por qué de esto). Lo que afecta a la primera afecta a la segunda, y viceversa:

Cuando una emoción se desencadena en el cerebro, envía una serie de impulsos hacia todos lados en el cerebro y el cuerpo. Físicamente, cada emoción contiene un programa que causa cambios fisiológicos específicos que nos preparan para la acción. Podemos sentir estos cambios poniendo atención a nuestros cuerpos.

Las emociones son físicas (en inglés)

En el 2013, un grupo de investigadores en Finlandia examinó cómo se experimentaban las emociones en el cuerpo. 700 personas de Finlandia, Suecia y Taiwán señalaron las partes del cuerpo que sentían activarse al experimentar una de 14 emociones:

La gente reportó que la felicidad y el amor desencadenaban actividad a través de todo el cuerpo, mientras que la depresión tenía el efecto opuesto: disminuía sensaciones en los brazos, piernas y cabeza. El peligro y el miedo despertaba sensaciones fuertes en el área del pecho, reportaron [los participantes]. Y el enojo era una de las pocas emociones que activaba los brazos.

 

[…]

 

“Digamos que usted ve una serpiente y siente miedo”, dijo [Lauri Nummenmaa, investigador principal del estudio]. “Su sistema nervioso aumenta el oxígeno que va a sus músculos e incrementa los latidos del corazón para que usted pueda lidiar con la amenaza. Es un sistema automático. No tenemos que pensar en él”.

 

Esquematizando las emociones en el cuerpo: el amor nos hace sentir calidez por todos lados (en inglés).

mappingemotions

Esquema de las sensaciones corporales correspondientes a emociones básicas (arriba: enojo, miedo, asco, felicidad, tristeza, sorpresa, y neutral) y complejas (abajo: ansiedad, amor, depresión, desdén, orgullo, vergüenza, y envidia). El artículo original de este estudio (en inglés) está disponible aquí.

Las aplicaciones potenciales de un estudio como este son notables en el campo clínico. En éste, se complementan con otras líneas de investigación que han establecido que trastornos “mentales” relacionados con el trauma (por ejemplo, el Trastorno de Estrés Postraumático y algunos trastornos de personalidad) tienen un componente corporal indivisible:

Todo el mundo tiene una idea aún intuitiva de que significa psicosomático. Es la idea indiscutible de que todo evento psíquico tiene consecuencias somáticas y al revés: que una enfermedad somática tiene consecuencias y traducción psíquica. Pero el tema no está resuelto sólo con nombrar lo evidente.

 

[…]

 

Está muy difundida la idea de que determinadas emociones se traducen inmediatamente en un síntoma somático, hay por ahí mucha literatura no científica sobre el asunto, así algunos dicen que la úlcera duodenal es el “mordisco de rabia de la madre” o la rinitis es “el llanto oculto del que nunca lloró”, etc. Naturalmente estas ideas son falsas, no tenemos ni idea de como se enlazan las emociones en el cuerpo ni por qué se eligen ciertos órganos y no otros.

 

La memoria traumática y lo psicosomático.

Antes (aquí y aquí) hemos hablado de cómo lo físico y lo psíquico están entrelazados, ejemplificando el nexo entre emociones fuertes y sostenidas y dolencias cardiacas. Otros estudios reportan que el estrés agudo también puede reducir la habilidad de soportar el dolor físico.  Por ello, aunque suena contraintuitivo para muchas personas en el día a día, se sostiene que la fortaleza emocional no proviene de ignorar los sentimientos.

“La gente mira las emociones como algo relacionado a otras personas”, sostiene [el neurocientífico Antonio] Damasio, profesor en la Universidad de California del Sur. “Pero las emociones también tienen que ver con cómo lidiamos con el entorno, con las amenazas y las oportunidades”. Para ambas, dice Damasio, necesitamos el cuerpo y también la mente.

 

Esquematizando las emociones en el cuerpo: el amor nos hace sentir calidez por todos lados (en inglés).

Escribe tu comentario