La psicología en el contexto de desastres (I): niveles de prevención.

Al hablar de desastres socionaturales, es esencial hablar de prevención. En términos generales, la prevención se considera una serie de medidas cuyo propósito es limitar la posibilidad de ocurrencia de determinadas actividades o eventos*.

La prevención, sin embargo, puede ser de distintos tipos. Para el tema que nos ocupa, los desastres socionaturales, cada uno de estos tipos exige medidas diferenciadas, que involucran a diversos sectores de la sociedad. No es solo «tarea del gobierno», como tampoco lo es solo de la ciudadanía, o solo de «los psicólogos». Los tipos de prevención son*:

Prevención, en términos generales, es el conjunto de medidas cuyo propósito, exclusivo o parcial, es limitar la posibilidad de aparición de determinadas actividades (Samayoa, 2004). Se distinguen tres tipos de prevención:

● Prevención primaria: estrategias de apoyo a sectores relativamente amplios de la sociedad, que se encuentran en riesgo y con escasos factores de protección. Es la prevención social por excelencia, y consiste, sencillamente, en evitar que el hecho ocurra. Este tipo de prevención requiere la regulación de muchos aspectos de la vida cotidiana: cuidado del medio ambiente, protección de recursos ambientales, procurar que la población viva en sectores de bajo riesgo, que las construcciones cumplan con determinados estándares, entre muchos otros. Algo difícil de lograr en El Salvador.

● Prevención secundaria: aplicación de estrategias de neutralización de situaciones problemáticas potenciales, en individuos o grupos sociales específicos que han sido identificados como vulnerables. He aquí un ejemplo, en caso de riesgo de maremoto en las costas salvadoreñas, de cómo no hacer la prevención secundaria:

El plan del que habla Guadrón es uno que en caso de emergencia les indica a los pobladores de la zona que se acerquen al punto de reunión, frente a la playa. Justo donde se supone que impactaría con toda su fuerza un tsunami.

 

– Me parece raro que usted diga que hay que ir a la playa, porque lo que dicen los del SNET es que la gente se tiene que alejar del mar.

– No, no, tenemos que ir a ver el mar para ver si el agua está ahí o no. Con el tsunami el mar se hace pachito.

– ¿Y qué van a hacer si ven que el mar ya se retiró? ¿Esperarían confirmación o qué?

– ¡Aaaah, nooo, entonces no vamos a esperar confirmación, nos vamos a ir!

 

En caso de tsunami, sálvese quien pueda.

● Prevención terciaria: respuestas que se generan cuando el evento ya ocurrió. Como sostiene Samayoa*, En El Salvador, esta es la aproximación que se le da a las problemáticas sociales.

En las próximas dos entradas, veremos algunos aportes que se han hecho desde El Salvador al tema de afrontamiento de desastres socionaturales, y las intervenciones que actualmente se proponen en psicología para brindar una ayuda más efectiva (spoiler: no es enviar psicólogos a los refugios a hablar con las personas damnificadas).

* Las definiciones provienen de Samayoa, S. (2004). La prevención social de la delincuencia como eje central de la seguridad pública. En PNUD, Aportes para la convivencia y la seguridad ciudadana. San Salvador: PNUD. El texto aborda la prevención de otra problemática social, la delincuencia, pero los términos generales son aplicables al tema que estamos tratando acá.