La pluma es más poderosa que el teclado.

La escritura sigue siendo esencial para la vida humana, pero el modo de ejecutarla ha variado radicalmente. Aunque no se deja de abogar por el aprendizaje de la escritura a mano, el énfasis ahora es la eficiencia en los teclados. No sólo en los sistemas educativos; la vida cotidiana exige esta eficiencia para comunicarnos con los demás, a través de computadoras, teléfonos y tablets.

Pero los psicólogos y neurocientíficos dicen que es demasiado pronto para declarar la escritura a mano obsoleta. Nueva evidencia sugiere que el enlace entre la escritura a mano y el amplio desarrollo educativo es muy profundo.

Los niños no sólo aprenden más rápido cuando aprenden a escribir a mano, sino que también son más capaces de generar ideas y retener información. En otras palabras, no sólo lo que escribimos importa. También el cómo.

Lo que se pierde cuando desaparece la escritura a mano [en inglés]

Un equipo de investigadores ha indagado sobre los efectos de la experiencia de escritura a mano en el desarrollo funcional cerebral, en niños de cinco años que aun no habían aprendido a leer y escribir. A estos niños se les presentó una letra o figura en una tarjeta y se les pidió que la reprodujeran de una de tres maneras: trazarla en una página siguiendo una línea punteada, dibujarla en una página en blanco, o digitarla en una computadora. Luego se les presentó las mismas imágenes mientras pasaban por un scanner cerebral.

Cuando los niños habían dibujado una letra libremente, mostraron actividad incrementada en tres áreas del cerebro que se activan en adultos cuando leen y escriben: el giro fusiforme izquierdo, el giro frontal inferior y la corteza parietal posterior. En contraste, los niños que trazaron la letra o la digitaron no mostraron este efecto.

La Dra. James [autora del estudio] atribuye las diferencias a la desorganización inherente a la escritura libre: no sólo debemos primero planear y ejecutar la acción de una manera que no se requiere cuando tenemos un trazo a seguir, sino que también producimos un resultado que es altamente variable. Esa variabilidad por sí sola puede ser una herramienta de aprendizaje.

Lo que se pierde cuando desaparece la escritura a mano [en inglés]

Las autoras de este estudio sostienen que, a partir de estos resultados, se demuestra que la escritura a mano es importante para el “reclutamiento” temprano de ciertas regiones cerebrales en el procesamiento de las letras. Estas regiones cerebrales se encuentran a la base de la lectura exitosa; en otras palabras. la escritura a mano puede facilitar la adquisición de la lectura en niños pequeños. La Dra. James sostiene, además, que el esfuerzo que involucra los circuitos motores del cerebro es el que genera estos beneficios en el aprendizaje. 

En el artículo Lo que se pierde cuando desaparece la escritura a mano [en inglés] se mencionan otras investigaciones al respecto, referentes a la caligrafía y a la habilidad de autocontrol. Se destaca además que los beneficios de escribir a mano trascienden la niñez. Para los adultos, escribir en teclado es una alternativa rápida y eficiente pero esa eficiencia puede interferir con la habilidad de procesar nueva información. La memoria y la habilidad de aprendizaje general mejoran con la escritura a mano. Este es el hallazgo principal de la investigación El lapicero es más poderoso es el teclado. Ventajas de la escritura a mano sobre el teclado para tomar notas (las negritas están en el texto original).

Escribir directamente en el portátil es, sin duda, un método más rápido y eficiente. Pero el precio que pagamos por esta comodidad es alto. Nos convertimos, en cierto modo, en ‘robots’ que teclean mecánicamente sin pensar demasiado y con menor capacidad para procesar nueva información. Tomar apuntes a mano, por contra, nos obliga a implicarnos más activamente en la escucha, ya que no hay más remedio que seleccionar y decidir qué es importante. Y es en este proceso de discernimiento donde se aprende más.

Estudios anteriores habían atribuido esta diferencia a las mil y una distracciones que conlleva usar el portátil. De hecho, se estima que los alumnos que emplean sus ordenadores en clase tienen en la pantalla algo que no guarda relación con la clase durante un 40 por ciento del tiempo. Pero hasta ahora no se había examinado la efectividad de los portátiles sin conexión a internet frente al cuaderno y bolígrafo.

[…]

Por otra parte, lo que resulta sorprendente en la era digital, el estudio muestra que disponer de apuntes tomados con el ordenador tampoco es ventajoso a la hora de estudiar. Este nuevo estudio ratifica investigaciones anteriores que ponen de manifiesto que, para el aprendizaje, la actividad de tomar notas es tan importante como el acto de estudiar.

Por qué deberías tomar tus apuntes a mano

 

Aunque esta evidencia todavía no es suficiente para comprobar los beneficios a largo plazo de escribir a mano, es lo suficientemente persuasiva como para considerar cambiar el teclado por el lapicero de vez en cuando.

En un momento en que el uso de portátiles se extiende como la pólvora por las aulas y muchos tenemos casi olvidado el viejo arte de la escritura, estos trabajos recuerdan que sirve para algo más que para comunicarse. Estudios anteriores ya mostraron que cuando los niños escriben a mano, son capaces de expresar más ideas. En cuanto a los adultos, esta actividad tiene una relación única con el cerebro a la hora de componer nuevos pensamientos. Y, por supuesto, está el lado romántico del asunto. La escritura es mucho más íntima y transmite nuestra personalidad. Como dijo la novelista Lahiri, “me siento más libre cuando escribo a mano”.

Por qué deberías tomar tus apuntes a mano

Escribe tu comentario