La desinformación en noticias sobre estudios científicos.

“Y en noticias sobre ciencia, según un nuevo estudio, el 85% de las agencias noticiosas repiten comunicados de prensa sobre un ‘nuevo estudio’ sin revisar si son reales”. Fuente: xkcd

En este blog recopilamos algunas noticias engañosas con las que encontramos ocasionalmente. Muchas parten de la premisa “un estudio reciente” y variantes, aunque a veces resulte que ese estudio no sólo se ha malinterpretado sino que lleva años circulando. Aun así, muchas de estas noticias se vuelven virales, y tenemos a muchas personas que andan por la calle creyendo que tragar semen cura la depresión y que su creatividad se debe al funcionamiento de su hemisferio cerebral derecho.

Hablando de estudios recientes, uno que sí nos consta que fue publicado el año pasado (reciente, para estándares de publicación científica), trataba justamente sobre la naturaleza “pegajosa” de la desinformación:

La razón principal por la que la desinformación es pegajosa, según estos autores, es que rechazar información requiere un esfuerzo cognitivo. Sopesar la plausibilidad y la fuente de un mensaje es cognitivamente más difícil que simplemente aceptar que el mensaje es cierto…requiere una motivación y recursos cognitivos adicionales. Si el tema no es muy importante para usted o está preocupado por otras cosas, hay más probabilidades de que la desinformación quede arraigada.

Desinformación: por qué se sostiene y cómo solucionarlo (en inglés, traducción nuestra).

Cuando sí nos tomamos el tiempo de evaluar la información que recibimos, continúa este artículos, le ponemos atención a ciertos aspectos: ¿La información concuerda con otras cosas en las que creo?.¿Crea una historia coherente con lo que ya sé? ¿Viene de una fuente confiable? ¿Otras personas lo creen?

La desinformación permanece especialmente cuando se ajusta a nuestros puntos de vista político, religioso o social preexistentes. Debido a esto, la ideología y las visiones personales de mundo pueden ser obstáculos muy difíciles de superar. En un nivel individual, la desinformación sobre temas de salud (por ejemplo, temores infundados sobre las vacunas o la confianza infundada en la medicina alternativa) puede causar mucho daño. A nivel social, la desinformación persistente sobre temas políticos puede también generar un daño considerable. A nivel global, la desinformación sobre el cambio climático está actualmente retrasando las acciones de mitigación.

Desinformación: por qué se sostiene y cómo solucionarlo.

Los autores de este artículo, Lewandowsky y colegas, brindan algunas sugerencias para aclarar la información, como proveer una narrativa que llene los agujeros que deja la información falsa, centrarse en los hechos más que en los mitos y presentarlos de modo simple y breve. Hay otras sugerencias para interpretar afirmaciones científicas, asumiendo que los resultados de la investigación se han reportado correctamente. Por otro lado, podemos tener en cuenta cinco consideraciones para contrarrestar la desinformación sobre los estudios relativos al cerebro (parte de la tendencia actual del cerebrocentrismo), y que bien podrían aplicar para otra clase de noticias:

1. El que ocurra en el cerebro no lo vuelve necesariamente más real:

Está la idea errada de que una referencia neurológica de alguna manera da mayor credibilidad a un argumento, o vuelve un problema social o comportamental más real. En cierto modo, muchas compañías dedicadas a realizar diagnósticos por medio de escáner cerebral explotan esta manera errónea de pensar […] Cuando alguien trate de convencerlo de algo mencionando al cerebro, tome un momento para considerar si el cerebro realmente es relevante o si la neuroreferencia es gratuita.

Cinco consideraciones…

2. Buscar conflictos de intereses. Ya sea de los autores del estudio mismo, o de la agencia noticiosa, o blog u otro medio, que lo reporta.

3. Desconfiar de las declaraciones grandiosas. Las noticias sobre hallazgos en el ámbito del sexo, por alguna razón, aseguran muchas visitas y clicks.

4. Cuidarse de las metáforas seductoras. Bajo la creencia, por ejemplo, de que los hemisferios cerebrales tienen habilidades separadas, hay compañías que comercializan productos que supuestamente estimulan el hemisferio derecho, como si fuera un músculo que se trabaja mientras la otra mitad descansa.

5. Aprenda a reconocer investigación de calidad. Que es lo que intentamos con las noticias engañosas y las que pueden no serlo. Y en un ejemplo fuera de la psicología, considere la pseudonoticia sobre el hombre que fue expulsado de Arabia Saudita por ser demasiado guapo.

Escribe tu comentario