La amenaza del estereotipo: seudónimos y olvidos.

El fenómeno de la amenaza del estereotipo ocurre cuando “las personas enfrentan un estereotipo negativo de un grupo con el que se identifican y [ante ello] tienden a auto-obstaculizarse y mostrar un bajo desempeño comparado con su potencial. Al hacerlo,  involuntariamente confirman el estereotipo negativo que les preocupaba en primer lugar”.

Presentamos fragmentos de dos artículos que ejemplifican esta tendencia, en los ámbitos del sexismo y el viejismo.

Sobre la amenaza del estereotipo en el género:

Hay un estereotipo de género infundado que dice que las mujeres no son tan buenas en matemáticas como los hombres. Recordarles esto antes de presentarles tareas matemáticas usualmente socava su desempeño. Este es sólo un ejemplo del nocivo fenómeno conocido como la amenaza del estereotipo. 

Investigaciones han encontrado que la amenaza viene en dos modalidades. Las mujeres pueden temer que su pobre desempeño será usado para reforzar el estereotipo de género “las mujeres son malas en matemáticas” (conocido como “la amenaza a la reputación del grupo”. O pueden temer que su desempeño será tomado como prueba de que ella como individuo se conforma al estereotipo (“la amenaza a la auto-reputación”). Ambas pueden minar la habilidad de las mujeres para desarrollar su potencial verdadero.

Un nuevo estudio propone una forma simple de aliviar el aspecto de la auto-reputación de la amenaza del estereotipo. […] Para incrementar la amenaza del estereotipo, se les dijo a quienes participaban que los hombres usualmente se desempeñan mejor que las mujeres en tareas matemáticas. […] En general, los hombres se desempeñaron mejor que las mujeres en las tareas matemáticas. Pero las mujeres que tomaron el examen bajo otro nombre, masculino o femenino, se desempeñaron mejor que las mujeres que lo tomaron con su propio nombre, y lo hicieron tan bien como los hombres. El efecto fue más fuerte para las mujeres que tenían interés en las matemáticas. 

Al separar su desempeño de su propia identidad, parece que las mujeres desempeñándose bajo un alias ya no sentían la presión de evitar ser vistas como un ejemplo del nocivo estereotipo de género. Análisis más profundos mostraron que esto tenía que ver con sentirse menos distraídas durante la tarea y con experimentar menos amenaza a la auto-reputación. En contraste, el desempeño de los hombres no fue afectado al usar el nombre de otra persona.

[…] [Según los autores] “Más generalmente, estos resultados sugieren que estrategias de afrontamiento que permite a individuos estigmatizados desconectarse de una situación amenazante puede ser una herramienta efectiva para desarmar los estereotipos negativos”.

Las verdades habilidades matemáticas de las mujeres surgen cuando se hacen pasar por alguien más (En inglés, traducción nuestra)

En un ejemplo de la vida real, parece que J.K. Rowling, autora de Harry Potter y otras obras aclamadas, ha estado consciente de esta amenaza:

El uso de un seudónimo fue sugerido por su publicista, Barry Cunningham. Él pensó que los niños podrían mostrar recelo ante un libro escrito por una mujer, así que Joanne escogió ‘K’, por ‘Kathleen’, el nombre de su abuela paterna [fuente].

Recientemente se supo la noticia de que la bien-reseñada novela debut de Robert Galbraith fue en realidad escrita por nadie más que J.K. Rowling. […] La razón tras [usar un seudónimo masculino], desafortunadamente, no es difícil de ver. Las novelas sobre crímenes, género en el que clasifica The Cuckoo’s Calling, han tenido largas y múltiples tradiciones, una de las cuales parece ser la aplastante presencia de autores masculinos. Los nombres James Patterson y Stephen King dominan  en las ventas y en los medios de comunicación. Parece haber poca confianza en las habilidades de una mujer para escribir fuera de ciertos géneros [fuente].

Sobre la amenaza del estereotipo en la edad:

De los muchos estereotipos negativos que existen sobre los adultos mayores, el más común es que son olvidadizos, seniles y tienden a tener “momentos de vejez”. De hecho, mientras los procesos cognitivos declinan con la edad, simplemente recordarle a adultos mayores sobre las ideas viejistas exacerba sus problemas de memoria, como ha revelado una nueva investigación de la USC Davis School of Gerontology.

[…]

“Los adultos mayores deben tener cuidado de no creerse los estereotipos negativos sobre el envejecimiento. Atribuir cada momento de olvido al envejecimiento puede en realidad empeorar los problemas de memoria”, sostiene Sarah Barber, una investigadora postdoctoral en la USC Davis School y autora principal del estudio.

Sin embargo, hay una manera de eliminar el problema, según revela el estudio: “Nadie ha examinado aun la intrigante posibilidad de que los mecanismos de amenaza al estereotipo varían con la edad”, sostuvo Barber.

[…]

La investigación reciente muestra que la amenaza del estereotipo puede en realidad mejorar el desempeño de los adultos mayores en tests de memoria, bajo ciertas condiciones. […] “La amenaza del estereotipo generalmente se considera como algo malo, y está bien establecido que puede perjudicar el desempeño memorístico en la tercera edad. Sin embargo, nuestros experimentos demuestran que esta amenaza puede en realidad mejorar la memoria, si la tarea involucra evitar pérdidas”, dijo Barber.

Los adultos mayores parecen responder a la amenaza del estereotipo cambiando sus prioridades motivacionales y centrándose en no cometer errores. […] “Nuestros experimentos sugieren una intervención fácil para eliminar los efectos negativos de la amenaza del estereotipo en adultos mayores: los profesionales simplemente deben cambiar las instrucciones del test para hacer énfasis en la importancia de no cometer errores”, de acuerdo a Barber.

Las creencias viejistas generan detrimento en la memoria de los adultos mayores, pero hay una solución fácil (En inglés, traducción nuestra).

No hay que confundir esta tendencia y estereotipo sobre el olvido con condiciones médicas reales como las que implica Alzheimer. Pero el supuesto deterioro mental que viene el avance en la edad no es tan alarmante ni negativo como se cree, sobre todo si la persona continúa ejercitando sus habilidades.

En general, lo que se señala aquí es que el peso de un estereotipo negativo puede ser afrontado de mejor manera. Lo ideal, por supuesto, sería que los estereotipos negativos disminuyeran sustancialmente (algo en lo que todo el mundo tiene una cuota de responsabilidad), pero mientras tanto, concentrarse en el desempeño y redefinir la situación y las prioridades de una tarea son estrategias que pueden aliviar un poco el peso del prejuicio.

Escribe tu comentario