Introversión y extraversión no son mutuamente excluyentes.

Estas palabras [extrovertido e introvertido] se han convertido en parte del lenguaje cotidiano y, por desgracia, su significado se ha perdido en la traducción. La mayoría de la gente piensa que todos los extrovertidos son sociables y todos los introvertidos son tímidos. La verdad es más complicada.

Cinco mitos sobre introvertidos y extrovertidos (en inglés)

Mucho se habla por internet de la introversión y la extroversión (por nuestra parte, contribuimos a esto con 10 mitos sobre las personas introvertidas). Se puede encontrar cualquier cantidad de artículos reivindicando una o la otra. Menos popular es la explicación del origen de estos dos supuestos polos: provienen de la Teoría de Tipos Psicológicos de Carl Jung.

Estos dos polos o actitudes, según indica esta teoría, se complementan con las funciones pensamiento/sentimiento, sensación/intuición y juicio/percepción. Estas clasificaciones psicológicas pueden determinarse por medio del test de personalidad Indicador de Tipos Psicológicos de Myers-Briggs. Así se establece la “preferencia psicológica”, la tendencia natural de una persona a actuar siguiendo a uno u otro polo. Hay cuatro combinaciones de las funciones de percepción y discernimiento, que en conjunto se denominan estilos cognitivos (un ejemplo de su uso está en este estudio sobre estilos cognitivos en estudiantes universitarios de distintas carreras).

En la entrada Cinco mitos sobre introvertidos y extrovertidos (en inglés), se abordan cinco creencias erradas sobre lo que implican estas orientaciones:

Mito #1: Usted es extrovertido o introvertido. Realidad: la mayoría de las personas se inclinan en una dirección o en otra , pero hay otras que pueden ser “mitad y mitad” (a veces llamados omnivertidos) . Como en cualquier tendencia psicológica, una persona puede desde levemente hasta extremadamente extrovertida.

Mito #2: Los introvertidos son ermitaños, antisociales, tímidos. Los extrovertidos son amistosos y el alma de la fiesta. Realidad: muchos actores y comediantes famosos se autodescriben como introvertidos. Piense en Steve Martin, Meryl Streep, Tom Hanks. Es evidente que estas celebridades introvertidas tienen extraordinarias habilidades sociales y saben cómo ser el alma de la fiesta. Por el contrario, los extrovertidos pueden ser socialmente torpes y no requieren ser el centro de atención para sentirse plenos.

Mito #3: Los introvertidos siempre quieren estar solos, los extrovertidos siempre quieren estar con los demás. Realidad: casi todo el mundo quiere y florece en una vida que equilibra tiempo en compañía y tiempo en soledad.

Mito#4: Usted puede cambiar el tipo que es es si realmente lo desea. Realidad: Ahora sabemos que este es uno de los aspectos del temperamento que es innato. Lo que la gente puede aprender es a desarrollar mejores habilidades sociales como la comunicación sana, la escucha, la empatía y la auto-revelación. Estas habilidades son útiles tanto para los introvertidos como para los extrovertidos .

Mito #5: Es mejor ser un tipo que el otro. Realidad: cada tipo tiene sus puntos fuertes y débiles, y se pueden encontrar en todas las líneas de trabajo. Cuando se comprenden los tipos, se puede apreciar más fácilmente las diferencias entre usted y las personas más cercanas a usted en su vida, como parejas, hijos, amigos y compañeros de trabajo.

En resumen, dividimos nuestro tiempo entre la introversión y la extroversión. Y, por último, el mismo artículo recuerda la verdadera diferencia entre ambas orientaciones, lo que realmente significan: hacia dónde dirige su tiempo, atención y energía (el mundo externo o su mundo interior), y qué tipos de actividades le ayudan a recargar baterías (estar con otras personas o estar a solas).

Escribe tu comentario