“Guiones” sobre la relación con el dinero.

Previamente hemos hablado de la alfabetización económica y de algunos estudios sobre el consumo y endeudamiento. Un aspecto de interés en este campo es uno que ocurre cotidianamente y nos resulta ineludible, pero al que no siempre le ponemos atención: la relación que las personas tienen con el dinero.

Diversos autores (citados en los enlaces) han propuesto una serie de perfiles de acuerdo a la actitud que tiene la persona hacia el dinero. El blog PsychCentral (en inglés) menciona cuatro básicos:

Evitación del dinero: personas que tratan de distanciarse del dinero, y al hacerlo, con frecuencia socavan su bienestar financiero (aquí hay una historia sobre evitación del dinero que nunca he olvidado).

Veneración del dinero: personas que creen que si tuvieran más dinero, se resolverían todos sus problemas.
Status en función del dinero: personas que enlazan su dinero a sí mismos o a su bienestar. “Valor neto = valor de uno mismo”.
Vigilancia del dinero: personas que son cuidadosas con gastar el dinero y pagar deudas con celeridad; son quienes pueden rehusarse a gastar si no hay una razón racional.

Estas actitudes o “guiones” que cada persona mantiene sobre su relación con el dinero (estos u otros que no están mencionados) suelen ocurrir constantemene sin que tengamos consciencia de ellos.

Conocer esta clase de actitudes puede resultar útil en los esfuerzos de alfabetización económica, y, por otro lado, en mantener motivados a los trabajadores. Por ejemplo, a partir de un estudio con trabajadores brasileños, basado en los cuatro perfiles mencionados, se sugiere que trabajadores con perfiles que valoran el dinero responden mejor a motivadores extrínsecos (recompensas materiales y de poder y status), mientras que para quienes el dinero no tiene significado más allá de suplir necesidades básicas, son mucho más valiosos los motivadores intrínsecos (no tangibles, relacionados con el cumplimiento de metas y disfrutar las actividades).

Este artículo en el New York Times aborda la llamada “terapia financiera”, que trabaja con las actitudes que las personas tienen hacia el dinero. Aunque esta es una propuesta muy lejana para países en desarrollo, el interés sobre el comportamiento financiero desde una perspectiva psicológica va en aumento. Independientemente del significado y la relación personal que se tenga con el dinero, aprender a reconocer las decisiones económicas y el por qué de ellas puede ser una manera, para muchas personas, de ganar mayor control sobre su vida cotidiana.

Escribe tu comentario