“Felicidad”.

El fundamento psicoterapéutico en este y otros casos es: “se puede ser feliz con lo poco o mucho que se tenga”. El apego en cualquiera de sus formas genera sufrimiento y engendra infelicidad.
La Prensa Gráfica, domingo 7 de octubre de 2007, p. 46.

La psicoterapia, en su interés por el fomento de la independencia de la persona, no dice cómo ser “feliz”; esto implicaría que el terapeuta tiene una definición objetiva y universal de felicidad y que, además, se la impone al individuo. La psicoterapia, coloquialmente, no busca que la persona sea feliz, sino que deje de ser infeliz, y a partir de ello, tome el camino que más le satisfaga.