“Facebook causa depresión”: el detalle que faltaba.

En las últimas semanas, circuló en distintos medios la noticia que Facebook puede provocar depresión. En el 2011 circuló la misma noticia, en esa ocasión enfocada en niños y adolescentes. Ahora también se habla de lo que ocurre en adultos. ¿Pero qué exactamente de Facebook “causa depresión”?

Antes hemos hablado de cómo se le echa la culpa a las tecnologías por determinados comportamientos de las personas (cómo las redes sociales y los smartphones “causan” rupturas de pareja). No es así de sencillo. De igual manera, Facebook es un vehículo para ciertos comportamientos y fenómenos de la vida humana, entre ellos la comparación social. Algunas personas son más propensas a compararse con otras, y por ende a buscar los medios para hacerlo (por ejemplo, entrando a Facebook). Es decir:

No significa que Facebook cause depresión, si no que los sentimientos depresivos y pasar mucho tiempo en Facebook comparándose con otros van de la mano.

Uso de Facebook relacionado a síntomas depresivos.

El artículo enlazado arriba cita a la investigación original, que incluyó dos estudios. En ambos se obtuvo evidencia de que “la gente se siente deprimida tras pasar mucho tiempo en Facebook porque se sienten mal al compararse con otras personas”. Cada usuario selecciona lo que publican; la vida pasa por un filtro antes de publicarse en Facebook, qué vale la pena destacar y qué no. Las vidas ajenas pueden parecer mejor de lo que son, en especial para alguien que ya piensa que su vida no es tan buena.

article-1175013-0499B8A7000005DC-375_468x325

Un estudio similar publicado este año, comentado en La psicología de la depresión de Facebook: evite comparaciones sociales y envidia, agrega a la evidencia: Facebook no es una “causa”, el contacto por sí solo con esa red social no genera depresión. Pero por supuesto, mayor uso implica mayor consumo de la información personal de otros; esto facilita la comparación social y en consecuencia ciertos sentimientos, algunos negativos y otros positivos.

“Cualquier beneficio de realizar comparaciones sociales es temporal, e involucrarse frecuentemente en una comparación social de cualquier tipo puede relacionarse a menor bienestar. Las personas que están experimentando ‘dificultades emocionales’ pueden ser particularmente susceptibles a estas comparaciones […] Durante periodos de turbulencia emocional, las vidas de otras personas pueden hacernos sentir particularmente solos y aislados”.

El tipo de uso que se le da a Facebook relacionado a la depresión.

Dentro de la psicología, estudios como estos permiten generar consideraciones e intervenciones en jóvenes y adultos que muestran adicción a Facebook y/o con riesgo de depresión. En la vida práctica, las conclusiones de estos estudios deben alertarnos de nuestros propios procesos internos, para el caso, por qué y para qué usamos Facebook y qué reacciones nos genera ese hábito.

Finalizamos con un fragmento de una entrevista con la autora principal del primer estudio que mencionamos en este post, Mai-ly Steers (el destacado es nuestro):

Steers: Sí creo que la gente publica indiscriminadamente, y olvida a su audiencia. Pero, en realidad, no creo que esto tenga que ver con el medio por sí mismo. Me molesta cuando la gente concluye sobre esto, oh, Facebook causa depresión. El medio es sólo una extensión de nuestras tendencias humanas genuinas. Tal vez se intensifican, porque en el mundo no tenemos un bombardeo de esta clase de información sobre otras personas, lo cual puede ser inquietante. Especialmente si usted no estaba esperando, por ejemplo, que cierta persona se comprometiera, y qué feliz es, y qué sorprendida está, y usted acaba de terminar con alguien.

Hamblin: En la vida real, si esa persona supiera su historia [del término de la relación], no la bombardearía con felicidad en ese momento. Así que, ¿cómo es que la gente se deshace de esa mentalidad de comparación? Más allá de aforismos de que nos vuelve infelices.

Steers: Una buena aproximación es que el antídoto a la comparación tiende a ser la gratitud. Si usted se siente agradecido por cosas, en realidad no hay comparación. .

Hamblin: Yo podría estar agradecido por tener a esa persona exitosa, hermosa y perfecta en mi vida.

Steers: O por su propia vida, y por sus propios éxitos. Si usted realmente se siente agradecido, los éxitos de otras personas no deberían molestarle tanto. Tal vez.

Escribe tu comentario