El test de la bañera.

Durante una visita a un Instituto Psiquiátrico, uno de los visitantes le preguntó al Director qué criterio se usaba para definir si un paciente debería o no ser internado.

Bueno, dijo el Director, hacemos la prueba siguiente: llenamos completamente una bañera, luego le pedimos al paciente que la vacíe, y le ofrecemos una cucharita, una taza y un cubo. En función de cómo lo haga, sabemos si hay que internarlo o no.
Ah, entiendo, dijo el visitante. Una persona normal usaría el cubo porque es más grande que la cucharita y la taza.
– No, respondió el Director, una persona normal sacaría el tapón. ¿Usted qué prefiere: una habitación con o sin vista al jardín?