El “precipicio de cristal”: mujeres en puestos directivos.

El término “techo de cristal” se utiliza para referirse al límite invisible que evita que las mujeres lleguen a los puestos más altos de las organizaciones. Pero Michelle Ryan ha encontrado un fenómeno relacionado a esto, cuando, en el 2003, leyó en la sección de negocios de un periódico de prestigio que “la marcha triunfante de las mujeres en las juntas directivas del país ha causado estragos en el desempeño de las compañías”.

Posiciones de liderazgo para mujeres con frecuencia están en lo alto de un precipicio de cristal (original en inglés; la traducción y las negritas son nuestras):

Ryan comenzó a percibir el precipicio de cristal al realizar un escrutinio de las declaraciones de ese artículo…datos históricos que comparaban 19 mujeres colocadas en puestos directivos con una muestra de comparación mostró que las colocaciones de las mujeres ciertamente estaban asociadas con disminuciones en los precios de las acciones, pero las disminuciones precedían esta colocación. El artículo basaba sus declaraciones en una suposición falsa de causalidad, y parecía, en cambio, que las mujeres tenían más probabilidades de ser seleccionadas para puestos directivos en compañías en crisis.

Esta investigadora realizó dos investigaciones, y encontró que las situaciones en las que había una alta posibilidad de fracaso, como una compañía en crisis o un festival que perdía su popularidad, la gente tendía a favorecer la selección de una mujer sobre la de un hombre.

Pero qué tienen las crisis que hacen ver que las mujeres pueden manejaras? ¿Que toman el control y mejoran el desempeño, por ejemplo? No tanto. Un seguimiento que separó diversos aspecto de liderazgo en crisis encontró que los rasgos femeninos sólo eran favorecidos con el propósito de sacudirse las críticas o soportar condiciones negativas. Y otro estudio mostró que cuando la situación de crisis tenía el apoyo total de líderes veteranos, no había preferencia porque el rol lo tomara una mujer. Los datos sugieren que las mujeres son preferidas cuando la situación no sólo es riesgosa sino activamente precaria, con altas probabilidades de repercusiones negativas para la situación y las personas. 

¿Cuáles son las consecuencias para las mujeres en puestos directivos? Bien, hay evidencia de que las directoras ejecutivas ocupan esos puestos por menos tiempo…Ryan concluyó que en la búsqueda de oportunidades igualitarias, no debemos ser engañados por el mero número de mujeres en posiciones de liderazgo; la naturaleza del rol también importa. 

¿Relacionado?:
A mexicanos les agrada la idea de una presidenta.
Christine Lagarde sucede a Dominique Strauss-Kahn en la dirección del Fondo Monetario Internacional.

Escribe tu comentario