El Increíble Freud.

En 1916, Freud subió al escenario en Vienna frente a una audiencia que se había reunido para escuchar la décimoctava de sus Lecturas Introductorias sobre Psicoanálisis, y procedió a canonizarse a sí mismo, reclamando su lugar en la historia de la humanidad, junto a Copérnico y Darwin, el primero habiendo resuelto el geocentrismo, el segundo el antropocentrismo, y Freud, decía, el egocentrismo.

The Freud Files: How Freud Architechted His Own Myth.

Escribe tu comentario