“El camino a la salud es la construcción de las fortalezas de la gente”

Para inaugurar la página de Podcasts de Psicoloquio, recopilamos aquí los aportes más significativos del programa de Día a Día con la Psicología, “Nuestro Derecho a la Salud” (viernes 23 de mayo de 2008), en Radio YSUCA. Puede escucharse aquí y aquí.

En 1978, se realizó La Declaración de Alma Ata, en la que naciones del mundo se comprometían a promover y proteger la salud de sus pueblos. A partir de esta Declaración, se esperaba que para el año 2000, todos los pueblos hubiesen alcanzado un nivel de salud que les permitiría tener una vida digna y productiva.

De esta Declaración, surgieron cuatro ideas:

1. La salud no es sólo ausencia de enfermedad, sino que es un estado de completo bienestar físico, mental y social.

2. La salud es un derecho humano fundamental. no es un regalo ni un favor.

3. El nivel de salud más alto que puede lograrse es un objetivo social, y la búsqueda del mayor nivel de salud debe ser objetivo de todos países, sean éstos ricos o pobres.

4. Promover y mantener la salud no es responsabilidad de un solo sector. Es decir, no es solamente problema del Ministerio de Salud.

Y si bien salvaguardar la salud nos corresponde a todos y todas, lograrlo depende de que se brinden las herramientas necesarias a la gente para que pueda hacerse cargo. Para seguir este camino, la clave es la atención primaria. Y este tipo de atención requiere enfrentar de lleno problemáticas sociales como la pobreza, la desnutrición, el analfabetismo, la vivienda, las condiciones ambientales, etc.

Lic. Henríquez: “El camino a la salud es la construcción de las fortalezas de la gente”.

Llegó el año 2000, y el compromiso no se cumplió: no hay un acceso igualitario, y la calidad de la atención aún es deficiente. Hay incapacidad y negligencia, y faltan recursos y voluntad política. La salud es tan deficiente hace como tres décadas, y es posible que retroceda más…

Lic. Henríquez: “Particularmente porque la doctrina de libre comercio empuja a privatizar y a encarecer una serie de servicios sociales relacionados con la salud de las personas. Se eleva de una manera importante, el costo, por ejemplo, de las consultas médicas, de los medicamentos, del agua potable, de los alimentos de la canasta básica”.

Dr. Selva Sutter: “Tenemos una epidemia de enfermedades infecciosas, tenemos una epidemia denfermedades no infecciosas, aunque a muchos les parezca mentira … tenemos una epidemia de violencia, tenemos una epidemia de enfermedad mental muy ligada a las drogadicciones, tenemos desnutrición, silenciosa y silenciada, porque no se quiere reconocer. Pero a la vez tenemos sobrepeso y obesidad. Y tenemos un desastre ecológico que no nos ayuda al mantenimiento de la salud”.

A partir de 1978, la salud ya tenía una dimensión social; por ser una necesidad humana fundamental, es un derecho. Pero frente a esta visión, fue apareciendo la fase neoliberal del capitalismo.

Dr. Selva Sutter: “¿Qué significa liberal? La fuerza del mercado. Y significa salir a la cacería de las ganancias”.

¿Existe una relación directa entre el sistema neoliberal y la manera en que no se puede ejercer el derecho? Nos inclinamos a creer que sí, que la visión que rige a este sistema es en gran medida responsable del retroceso con respecto a la salud. Está la actitud negativa de las clases dominantes, en lo político y en lo social; actitud, tristemente, respaldada por poderes mundiales:

Dr. Selva Sutter: “Por intervención del Banco Mundial, que en ese momento estaba bajo la presidencia de [Robert] McNamara, por cierto que era de los que tenía una orientación más social -se decía- porque era de los que trabajó con los Keneddy. Pero resultó que … atención selectiva se reducía a sueros, vitaminas y cuidados ligeros, surgió por presión de organismos internacionales. Quienes lo proponían ya sabían, ya lo habían publicado, yo les puedo enseñar referencias, en donde ya en el ’86 ellos sabían que en nuestros países, en donde se iba a aplicar la atención primaria en salud, nos moríamos 10 millones de personas de enfermedades respiratorias; 8 millones de enfermedades del corazón. Después venían las diarreas, la parte de las lesiones, que no las tomaban en cuenta; después venían los neoplasmas [cáncer]. No nos estábamos muriendo de enfermedades infecciosas, ya nos estábamos muriendo de enfermedades no infecciosas … esta gente …. sabía eso y lejos de apoyar la idea … de atención primaria en salud … impusieron a sabiendas unas medidas que sólo atacaban el lado infeccioso de nuestra patología”

Así, la tendencia a mercantilizar la salud implica mantener los niveles mínimos de salud, los más esenciales y paliativos, que en realidad no contribuyen a un nivel de salud óptimo para la gente. La política Internacional neoliberal impuso programas de ajuste estructural que incluían bajar los presupuestos en salud, en educación, y privatizar.

Dr. Selva Sutter: “yo me fijo que la gente, cuando está hablando ahorita de los subsidios dice ‘del Estado’. No, si es el dinero de la gente, de los que pagamos impuestos, eso es lo que se le está regalando. Y lo que dice el planteamiento neoliberal es ‘mire, dele a la elite … de la empresa privada el acervo económico de toda la nación, que ellos hagan lo que quieran con eso’. Eso es privatizar en realidad. … El Estado tiene dinero porque se lo saca de alguna manera a los hogares, y digo a todos los hogares, hasta el más pobre, hasta los que por ley dicen que no deben declarar renta. Sí, pero el IVA se los saca todos los días, cada vez que compran algo están pagando un impuesto, y por eso es que el Estado tiene dinero, y con esos impuestos, con ese dinero que es de los hogares pobres, ricos, de todo El Salvador, con eso se le da a un grupúsculo de la empresa privada, según la teoría neoliberal, para que haga lo que quiera”.

Lic. Orellana: “En todas las campañas del dengue que se nos vienen una y otra vez, a la gente le dicen ‘quite los cumbos de agua, las llantas’…pero hay gente que si quita las llantas se le vuela el techo … no hay sistema de salud [que haga frente a la demanda], por más perfecto que sea, si no les provee las condiciones materiales para que la gente viva en salud”.

Dr. Selva Sutter: “El mejor ejemplo de eso es cuando le dicen a usted ‘lávese las manos con agua y jabón’. Pues sí, pero primero con qué agua, y segundo con qué jabón … y el agua es muy importante, porque sin agua difícilmente hay salud”.

Licda. Montalvo: “Hay una epidemia de violencia. Eso es bien interesante, porque a veces solemos pensar que la salud únicamente es algo que nos duele, un dolor que sentimos en el cuerpo. Pero nos olvidamos que también hay problemas de salud mental”.

Dr. Selva Sutter: “pero las penqueadas de la Guardia también dolían, las penqueadas que dan ahora siguen doliendo. Y la verdad es que tiene que ver con la estructura social y la ideología que se reproduce en nuestro medio, y que incluso la reproduce el sistema educativo y el sistema cultural dominante, llamémole de alguna manera … en este país vivimos bajo una regla que facilita la violencia, porque nos apegamos más al poder que la ley, y de eso nos dan ejemplo a cada rato nuestros dirigentes … las leyes en realidad, en este país, como que sí están para violarse, mientras que de lo que se trata es de tener seguras las reglas del juego … eso de la violencia no es nuevo … por ejemplo, ‘Dinero Maldito’, y eso de qué hablaba, de la violencia que generaba el dinero …”. “Y el salario mínimo no alcanza ni para nutrir adecuadamente a una familia, porque según CEPAL, se necesitan tres dólares diarios por persona. eso quiere decir 12 dólares diairos en un hogar promedio. y eso quiere decir como $360 al mes”.

De acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, la salud mental no existe al margen de la salud física ni de la salud social. La salud no es producro de las acciones que realizan los y las profesionales de esta área, sino que surge de la medida en que podemos satisfacer la necesidad de vivir en un ambiente social positivo y estimulante.

Dr. Selva Sutter: Los precios están subiendo, tenemos una crisis ahí de la que se habla tan ridículamente como que es debida a una ‘tormenta perfecta’ que viene del exterior, cuando nosotros nos hemos acabado al agro, aquí pusimos incluso al tacuazín a cuidar a las gallinas … se les había ocurrido la teoría de las ventajas comparativas, y que un país se hiciera bueno para producir café, monocultivo, por ejemplo, se debería dedicar sólo al café y dejar su seguridad alimentaria y todas esas cosas en manos de otro. Lo cual era una vil tontería que ahorita se está comprobando como tal cosa … El Banco Mundial lo está reconociendo, el Banco Mundial que fue impulsador de todo eso, por lo menos desde 1993.

En definitiva, para garantizar la verdadera salud de la población salvadoreña, es necesario atacar problemáticas estructurales, y esto inevitablemente tiene un matiz político. Lograr este bienestar integral requiere de autorresponsabilización, pero también de que la ciudadanía cuente con las condiciones físicas, mentales y sociales dignas, que no sólo permitan la sobrevivencia diaria, sino la realización plena.