El ascensor: un experimento sobre influencia social.

El psicólogo Solomon Asch se dedicó a estudiar la influencia y conformidad social. Como muchos psicólogos de su época, su trabajo provino de circunstancias personales y sociales que hacían eco de lo ocurrido en la Segunda Guerra Mundial: ¿Qué motiva a las personas y a los grupos a actuar de una u otra manera? ¿Cómo el grupo impacta al individuo?

Asch es conocido en psicología social como parte de la tríada de Zimbardo y Milgram, que, en términos generales, estudiaron el poder de la situación sobre el individuo: Milgram, la obediencia a la autoridad; Zimbardo, el impacto de los roles; y Asch, la conformidad social, es decir, la modificación del comportamiento propio para ajustarse al del grupo al que se pertenece (en la que puede entrar en juego la ignorancia pluralista de la que hemos hablado antes).

Pero Asch, como muchos otros investigadores, tiene otros experimentos, menos populares pero igual de llamativos. Uno de ellos es el del ascensor, que aborda la conformidad social en un entorno cotidiano. Es un experimento muy sencillo, que requiere de pocos recursos para descubrir cómo funcionamos cuando se cuestionan las normas implícitas.

Compartimos el video del experimento, y dos más: el mismo experimento utilizado como mensaje de interés social, y escenas de un episodio de la serie Seinfeld (en inglés sin subtítulos).

Escribe tu comentario