Día del psicólogo y psicóloga en El Salvador: tres temas actuales.

Cada año en esta fecha conmemoramos tanto el Día Mundial de la Salud Mental como el Día del Psicólogo y Psicóloga en El Salvador.

En otras entradas hemos destacado las contribuciones hechas desde El Salvador a la psicología; la historia de la fundación de la psicología salvadoreña (texto escrito por la primera mujer graduada en psicología en el país, Leticia Calderón de Orellana); y hemos dado un vistazo a las contribuciones de Carlos Monterrosa, pionero de la psicología en El Salvador, y Francisco Armando Torres (“Torritos”), uno de los primeros psicólogos graduados en el país.

En esta ocasión, compartimos tres enlaces que ejemplifican el trabajo actual que se realiza en la psicología salvadoreña:

* De la locura a la impunidad: la paz pendiente en El Salvador. Texto escrito por Sol Yáñez, Doctora en psicología social, sobre el combate a la impunidad y el olvido:

Quienes han perdido a sus familiares, necesitan saber qué paso y donde se encuentran. En caso contrario, se le obliga a un duro proceso de duelo, a sentirse incapaces de emprender nuevos proyectos personales y a ser excluidos de los proyectos colectivos. Y eso conlleva mucho dolor. Ellos incesantemente repiten que quieren saber y se hacen interrogantes como ¿qué pasó?, ¿dónde lo llevaron?, ¿qué hicieron con él?, ¿dónde está enterrado?, ¿cómo paso sus últimas horas?, ¿qué comió?, ¿quién le habló por última vez?, y un sinfín de preguntas que llevan a un mismo camino: saber la verdad. El no reconocimiento social de estas experiencias es el primer obstáculo que tienen las víctimas y también es un obstáculo para la reconstrucción del tejido social. La impunidad les trajo la pérdida de credibilidad en las instituciones, en particular al sistema judicial.

* Atrapados en la tela de araña. La migración irregular de niñas y niños salvadoreños hacia los Estados Unidos. Un libro publicado recientemente, con datos obtenidos por entrevistas y encuestas a niños y niñas deportados o con potencial de migrar a Estados Unidos. El resumen del libro señala que se aborda también el rol de “violaciones a los derechos humanos, diferencias de género, los peligros encontrados en el camino, los actores involucrados y el impacto psicológico de la deportación”, y la violencia social.

* Una psicología al servicio de las comunidades.  Acompañamiento psicosocial a personas en situación de peligro inminente. German Cerritos, psicólogo del IDHUCA, reporta cómo es el proceso de atención a grupos familiares que deben desplazarse a distintas regiones del país para huir de la violencia. El texto destaca que la atención que se brinda a estas personas ocurre mientras el Estado falla en proteger y defenderles y en reconocer, de forma pública y ante autoridades internacionales, que el país se encuentra en un estado de emergencia debido a la violencia:

Cuando hablamos de desplazamiento o confinamiento nos referimos también a una situación de riesgo inminente por la que están pasando diferentes personas y sus grupos familiares; en la cual las familias se ven obligadas a desplazarse ya sea internamente o fuera del país, como también el de mantenerse confinados en sus viviendas, con la finalidad de seguir vivos un día más; todo esto a causa del ambiente de inseguridad que se vive en las comunidades, provocado por los grupos de pandillas, así como también por los grupos de seguridad que abusan de su autoridad; a la fecha se han recibido alrededor de 47 casos en lo que va del año 2016 en la institución.
En el trabajo con las víctimas hemos encontrado diferentes sistemas familiares en total vulneración, los cuales se han desplazado no sólo una vez, sino un sinnúmero de veces con tal de estar a salvo y manteniendo con vida a sus familiares, en algunas ocasiones optan por desintegrar el grupo familiar para resguardar a unos y unas aunque eso signifique poner en riesgo a los y las que se quedan viviendo en en sus comunidades.

Por supuesto, estos tres ejemplos no logran abarcar la miríada de temas que abordan y labores que realizan los psicólogos y psicólogas en el país actualmente. Pero en estos ejemplos y en muchos otros, con frecuencia, el trabajo se realiza con escaso o nulo apoyo social y gubernamental, lo que dificulta que los resultados sean sólidos y sostenidos; aun más, los resultados pasan desapercibidos, cuando muchas veces constituirían insumos para propuestas de cara a problemáticas en el país.

Terminamos la entrada destacando el tema del Día de la Salud Mental 2016, “Primeros auxilios psicológicos“, que aborda la necesidad de tener una mirada integral y multidisciplinaria:

A pesar de su nombre, los primeros auxilios psicológicos cubren el apoyo tanto psicológico como social. Así como la salud general nunca consiste únicamente en primeros auxilios físicos, ningún sistema de cuidados en salud mental debe consistir solo en primeros auxilios psicológicos. Ciertamente, la inversión en primeros auxilios psicológicos es parte de un esfuerzo a largo plazo, para asegurar que cualquiera que sufre estrés agudo debido a una crisis pueda recibir apoyo básico, y que quienes necesitan más que atención psicológica reciban más apoyo de parte de servicios de salud, de salud mental y sociales.

¡Felicitaciones a los psicólogos y las psicólogas en El Salvador!

Imagen del post tomada del sitio del IDHUCA.

Escribe tu comentario