Carlos Monterrosa, pionero de la psicología en El Salvador.

La historia de la psicología en El Salvador es un tema poco abordado. En la tarea de la recuperación de esta historia, destacan los psicólogos Leticia Calderón de Orellana (primera mujer graduada en psicología en el país), con el libro Historia de la psicología en El Salvador (2005, UCA Editores); y Nelson Portillo, con una serie de publicaciones sobre este tema en revistas científicas internacionales.

Una de estas publicaciones es Carlos Monterrosa: precursor de la psicología científica y aplicada en El Salvador, en la Revista Latinoamericana de Psicología (2008). Carlos Monterrosa, nacido en Santa Ana en 1902, se formó en El Salvador, México y Estados Unidos, aunque muchos detalles de esta etapa de su vida no son conocidos con certeza. Sus obras, como señala Portillo, eran de carácter filosófico, literario y psicológico, con énfasis en la educación.

En 1937, como director de una escuela en las afueras de la capital, Monterrosa realizó su primer ensayo de Gabinete Psicológico en el país. Su labor le valió el reconocimiento de la prensa local y una visita de Jorge Luís Arriola Ligorría, intelectual guatemalteco con estudios sobre psicología pedagógica en la Universidad de la Sorbona, quien deseaba observar los ensayos que éste se encontraba realizando. La intención de Monterrosa de crear formalmente un labora-torio o gabinete de experimentación psicológica en El Salvador, no se hizo esperar mucho. En febrero de 1938, circuló la noticia de la fundación del Gabinete Psicopedagógico, bajos los auspicios del Ministerio de Instrucción Pública. El equipo fue solicitado expresamente a la famosa casa C.H. Stoelting de Chicago.

[…] A los pocos días de haber abierto sus puertas,el Gabinete inició sus labores con una serie de cursos de perfeccionamiento para maestros y los primeros peritajes de psicología forense de criminales y menores infractores. Además, inauguró el servicio de consulta y diagnóstico psicológico para personas con afecciones mentales, y comenzó la aplicación sistemática de pruebas psicofisiológicas y la medición de características antropométricas en los escolares de 6 a 9 años de varias escuelas de la capital.

Carlos Monterrosa: precursor de la psicología científica y aplicada en El Salvador

El Gabinete Psicopedagógico, inaugurado el 15 de septiembre de 1938, contaba con cuatro comisiones integrada por médicos, psiquiatras, literatos y pedagogos. Los resultados fueron sistematizados en la que, según Portillo, es la primera obra empírica de psicología en El Salvador. Por la importancia de la labor que se realizaba, surgieron sucursales del Gabinete en lugares fuera de San Salvador, donde se encontraban las oficinas centrales.
En el Gabinete se desarrollaron tests antropométricos, fisiológicos, psicológicos y académicos. Además se abrió un servicio gratuito para consultas sobre estimulación temprana.

La vida del Gabinete Psicopedagógico estuvo íntimamente ligada al apoyo del dictador Gral. Maximiliano Hernández Martínez (1931-1944), pero todo parece indicar que sus labores cesaron en 1942, dos años antes de que Martínez fuera depuesto. La existencia del Gabinete fue desde un principio frágil y se vio amenazada repetidamente según el mismo Monterrosa.

El Gabinete duró poco, a pesar de todo su trabajo, sin que las razones estén claras, aunque podrían estar ligadas a la situación sociopolítica del país y la oposición de Monterrosa enfrentaba; Portillo menciona otros pioneros de la psicología en Perú y México que también debieron cerrar sus institutos de investigación y enfrentar ostracismo académico. Portillo finaliza (las negritas son nuestras):

La información y los datos disponibles sobre Carlos Monterrosa sugieren que fue un hombre erudito, metódico y visionario, pero tal vez incomprendido por la sociedad de su época por sus ideas vanguardistas. Su trabajo pionero al frente del Gabinete Psicopedagógico Nacional, a finales de la década de 1930 y principios de 1940, no sólo se anticipó casi 20 años al inicio formal de la psicología en El Salvador, sino que marcó el inició de su aplicación sistemática,científica e institucional. Armado con los cono-cimientos técnicos y los estudios necesarios, logró seducir a un grupo de intelectuales influyentes y al mismo gobierno para embarcarse en una de las empresas científicas más fascinantes de la historia de El Salvador en el siglo XX.

 

El Gabinete y Carlos Monterrosa lograron acumular una serie de logros con una rapidez asombrosa. Entre otras cosas, poseen el mérito de haber adaptado por primera vez en el país una prueba psicológica a la población salvadoreña, yendo más allá de la simple traducción de su contenido. Otro de los fabulosos logros del Gabinete fue la descentralizaron de sus funciones y la fundación de subcomisiones a lo largo del territorio salvadoreño. En cada una de estas subcomisiones, instituyeron los primeros laboratorios experimentales utilizados para la investigación sistemática de constructos psicofísicos, antropométricos y psicológicos en el país. Por si estas funciones fueran pocas, también contaba con un instituto de extensión académica en el que se impartían cátedras en las áreas de psicología y pedagogía. Sus puertas fueron igualmente abiertas al sistema judicial salvadoreño y a la población para tratar sus afecciones mentales y para estimular y potenciar el desarrollo de los infantes.

[…] Sin duda, en el futuro se logrará conocer más sobre su trabajo y su vida, así como sobre otros pioneros y pioneras salvadoreñas que todavía aguardan su descubrimiento.

Carlos Monterrosa: precursor de la psicología científica y aplicada en El Salvador

 

Para complementar, recomendamos la entrada sobre uno de los primeros psicólogos de El Salvador, Francisco Armando Torres, “Torritos”.

Escribe tu comentario