Nota sobre homenaje a Ignacio Martín-Baró.

Este 16 de noviembre se cumplen 20 años de la masacre de los padres jesuitas Ignacio Ellacuría, Ignacio Martín-Baró, Segundo Montes, Juan Ramón Moreno, Amando López y Joaquín López y López, y de sus colaboradoras, Elba Ramos y Celina Ramos. Su asesinato se dio en la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), por miembros de la Fuerza Armada. La UCA ha realizado la cronología del martirio, que puede encontrarse aquí.

Ignacio Martín-Baró realizó un aporte incomparable a la psicología salvadoreña; en esta página puede verse su vasta producción académica, y en entradas de Psicoloquio (ver aquí, aquí, y aquí) hemos retomado algunas de sus ideas más destacadas. El 7 de noviembre, el padre Nacho habría cumplido 68 años.

Mostramos aquí una reseña del homenaje realizado a Martín-Baró, en el marco de estas fechas. La nota original puede encontrarse acá. Además del reconocimiento, vale la pena destacar la presencia del grupo Psicolegas. Éste, junto a la creación de la comunidad virtual de psicología de El Salvador, constituyen importantes esfuerzos que se realizan actualmente, para el fortalecimiento de nuestra profesión en el país.

Nostalgia que se convierte en desafío

En celebración de la vida del P. Ignacio Martín-Baró, quien cumpliría 68 años el próximo 7 de noviembre, se llevó a cabo un acto cultural-testimonial, organizado por el Departamento de Psicología y Psicolegas, un grupo de profesionales de la psicología unidos por las ideas y pensamiento de Baró. La actividad se realizó el martes 3 de noviembre en el Auditorio “Ignacio Ellacuría”.

Para iniciar con el homenaje, el P. José María Tojeira, rector de la Universidad, comentó un poco sobre su experiencia junto a “Nacho” —como cariñosamente llamaban amigos y conocidos a Martín-Baró—. Para el Rector, “Nacho nos deja una sensación de vacío mayor por la brillantez que él tenía. Hoy en día, hay bastante gente que ha seguido transmitiendo los ideales de Nacho. Por eso, no nos fijemos tanto en el vacío, fijémonos más en el desafío”.

Por su parte, César Mejía, de Psicolegas, habló sobre la importancia de rendirle homenaje y recordar a personas que, como Martín-Baró, cambiaron el rumbo de la historia con su entrega, trabajo y ejemplo para futuros profesionales. “En este evento buscamos ofrecer una oportunidad para fortalecer el compromiso de seguir trabajando para la liberación de la psicología”, dijo Mejía.

Luego de las palabras de apertura, se proyectó una presentación fotográfica y textual sobre diversos aspectos de la vida del psicólogo y mártir jesuita, como su afición por la guitarra, su vivencia como párroco en el municipio de Jayaque y su experiencia como catedrático y fundador del Instituto Universitario de Opinión Pública (IUDOP) de la UCA. Como complemento de esta reseña multimedia, varias personas que lo conocieron en diversos momentos de su vida dieron testimonio. Uno de ellos, José Hugo Granadino, amigo cercano de Martín-Baró, interpretó Nacho, pieza musical de su autoría.

Uno de los momentos más especiales de la jornada fue cuando la voz ronca y serena de Martín-Baró se escuchó a través de los parlantes del auditorio: era la grabación de una clase que el sacerdote impartió en México. Escuchar su voz y su mensaje provocó que varios de los asistentes, emocionados, se pusieran de pie al finalizar la pista.

Con este homenaje se inauguró la serie de actividades que se llevan a cabo en la celebración del XX aniversario de los mártires de la UCA.