¿La psicología es una ciencia?

Una pregunta frecuente sobre la psicología es si constituye o no una ciencia. Hay argumentos que declaran que no, y argumentos que declaran que. En el sitio Mind Hacks, Vaughan Bell intenta zanjar esta cuestión, empezando por lo más importante:

La ciencia tiene un status más alto en la academia y en la industria que las humanidades, así que sugerir a un profesional que “no es un científico” puede ser el equivalente de sugerir: “usted no es tan valioso como lo presenta”.

No entre en pánico pero la psicología no siempre es una ciencia

Una consecuencia importante de esto, según Bell, es que las disciplinas consideradas menos científicas obtienen menos fondos para continuar sus investigaciones, y por ende, se crea un círculo vicioso en la que se reducen su utilidad y sus aportes (a lo mejor en El Salvador esto no sería problema, pensando en que difícilmente ninguna profesión y disciplina recibe fondos para semejante cosa).

La psicología, sin embargo, no es una ciencia. Es un área de estudio. Y se puede estudiar científica o no científicamente.

Dejaré de lado el debate de qué es lo que define a la ciencia, que ha sido cubierto en otro lado. No, no hay una definición estricta de ciencia…

También dejaré de lado el debate de si se puede estudiar la mente y el comportamiento científicamente. Es claro que se puede, aun si algunas áreas son más difíciles de medir que otras…

En otras palabras, la psicología puede ser una ciencia, pero no es sólo una ciencia.

Bell menciona que hay muchos profesionales haciendo psicología legítima sin que necesariamente estén haciendo ciencia. Y no porque sean parte de las pseudociencias o estén haciendo mala ciencia. Lo que realizan es investigación cualitativa, donde intentan descubrir patrones de las impresiones subjetivas de la gente, sin imponer su propia estructura en ellas. Bell menciona el estudio de llamadas telefónicas entre víctimas de violencia doméstica y sus abusadores, que han sido encarcelados. En este blog mencionamos un estudio en campesinos salvadoreños sobre la percepción de las prácticas de alfabetización.

Estos son dos de miles de ejemplos; basta recorrer revistas de psicología, revistas científicas, donde encontraremos que los objetos de estudio y las formas de abordarlo distan mucho de un experimento puro con variables que son 100% controladas. Son formas sistemáticas y estandarizadas, que siguen el procedimiento del método científico y que son evaluadas por pares, por colegas. Dependiendo del propósito y el diseño de la investigación, se aplican los resultados únicamente al grupo específico en estudio (como ocurre en los estudios cualitativos) o se intenta generalizar a la población de la cual se ha obtenido una muestra de sujetos. En este caso, entra el juego la estadística descriptiva e inferencial, también falible pero que cuenta con sus propios métodos para abordar las fuentes de error.

No hay pretensión de que [el estudio de las conversaciones entre víctimas y abusadores] ha descubierto lo que pasa en todos los casos, o aún si los factores encontrados son comunes, pero lo que se ha hecho es mostrar cómo esto funciona para las personas en estudio.

Esta es información masivamente útil. Si usted es un científico, de esos resultados obtiene un montón de hipótesis que puede poner a prueba, que han sido obtenidas de situaciones de la vida real. Si usted no es un científico, comprende un aspecto de esta situación [la violencia doméstica] con mucho más detalle.

La razón por la que la psicología humana puede estudiarse de modo científico y no científico es porque el objeto de estudio puede ser observado objetivamente, y a la vez éste puede describir su propia experiencia subjetiva.

Aun campos como la física y la química no siempre cumplen con lo que tradicionalmente se espera de una ciencia, como la observación directa y la cuantificación. Esto no significa que se deben volver más laxos los criterios de rigurosidad científica. Para la psicología en particular, implica, por un lado, reformar mecanismos que se inclinan a lo científico (se sugiere, por ejemplo, revisar los tamaños del efecto en los análisis de resultados, y tender a las intervenciones basadas en la evidencia). Y por otro lado, se debe tener en cuenta que

Si se aplica una definición de mente estrecha de la ciencia, entonces sí será difícil llamar ciencia a la psicología. Pero lo que importa es si ésta es útil.

Nosotros agregaríamos el comprobar que sea útil, para hacer la distinción frente a las antes mencionadas pseudociencias y malas ciencias. Y es en esta comprobación donde un punto de vista científico, con todo lo que implica (operativización, control de las diversas fuentes de error, etc.), es infaltable.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>